Por conflicto de tierras, presuntos paramilitares asesinan a dos hermanos cerca de la prisión de Palogordo - Girón

Jueves 31 de marzo de 2011, por Fcspp

El 21 de marzo de 2011, el señor Miguel Ángel Sánchez Ariza de 73 años de edad y sus tres hijos Luis Eduardo de 42 años, Jesús Antonio de 49 años y Miguel Anselmo Sánchez Quitian, acompañados de un vecino, recorrían la finca “La Esperanza” de su propiedad, ubicada en la vereda Palogordo del municipio de Girón – Santander, fotografiando los efectos de un incendio forestal provocado el día anterior. Estando en esa actividad, observaron un “cambuche” con aproximadamente siete hombres armados en los predios de Eduardo Pedroza, vecino de la finca; personas que se identificaron como reinsertados de los paramilitares.

Campesinos | Santander |

Posteriormente llegó una persona de nombre Ciro Quintero Sierra el cual les llevaba la comida a las personas del “cambuche”; luego, uno de los hombres realizó un tiro al aire en señal de amenaza; acto seguido, otro sujeto que dijo llamarse Eliseo Rojas Quintero se acercó para hablar con el señor Miguel Angel, identificándose como uno de los diez nuevos propietarios de los predios de la familia Sánchez Quitian y de otros vecinos; expresando que Nidia Franco Navarro y José María Franco les vendió parte del inmueble rural a cada uno de los supuestos reinsertados; dijo además, que quería que arreglaran ante la fiscalía porque desconocía el conflicto de esas tierras.

Ante esta situación, la familia Sánchez Quitian procedió a llamar a la Policía Nacional (tel 123) y al Gaula de Bucaramanga (tel 147); informando que había presencia de gente armada en su finca y solicitando además, presencia inmediata. Mientras se disponían a esperar a las autoridades policiales, cerca de las 11:00 am, observaron que se acercaban al lugar donde se encontraban dos carros lujosos, saliendo a recibirlos pensando que era la Policía Nacional, pero se trataba de hombres de civil armados con pistolas automáticas; quienes procedieron a bajarse de los carros, rodeando a la familia Sánchez.

Un hombre amenazó a Jesús Antonio Sánchez Quitian por estar filmando, viéndose obligado a apagar la videocámara; luego los insultaron, incluso les dijeron que tenían amarrados a los demás miembros de la familia en su vivienda urbana. Uno de los hombres dijo ser de la policía y requiso a Miguel Ángel Sánchez quitándole el celular, luego dijo que requisaran al resto de familia empezando por Jesus Antonio Sánchez Quitian quien portaba un arma corta con salvoconducto, al no dejarse desarmar le dispararon al pecho a muy corta distancia, quedando herido de gravedad. Su otro hermano mIguel Anselmo Sánchez Quitian, que estaba retirado de los hechos intenta auxiliarlo, uno de estos hombres, al parecer, José María Franco pregunta que si Jesús Antonio estaba herido, dando la orden de matarlos a todos, haciendo mayor énfasis en que asesinaran “al viejo”, refiriéndose a Miguel Ángel Sánchez Ariza, quien junto con los demás sobrevivientes procedieron a correr y les dispararon en muchas oportunidades logrando herir al señor Miguel Anselmo en un pie y en la cabeza, pero logrando escapar con vida del lugar de los disparos; mientras tanto, su otro hermano Luis Eduardo, era asesinado con disparos de arma de fuego realizados por los mismos hombres.

Una hora después hizo presencia en la vivienda de la finca “La esperanza” varios vehículos de la Policía Nacional, incluso capturaron a ochos de los hombres, cuatro de ellos fueron identificados como parte del grupo de atacantes, pero extrañamente la Fiscalía General de la Nación, en desarrollo de la audiencia de legalización de captura no solicitó medida de aseguramiento, argumentando que no poseía en el momento suficiente evidencia probatorio para sustentar la solicitud.

El predio “La esperanza” donde ocurrieron los graves hechos, fueron adquiridos por el señor Miguel Ángel Sánchez Ariza Y Miguel Anselmo Sánchez Quitian (padre e hijo), mediante escrituras No. 1189 de 3 de agosto de 1992, debidamente registradas el 5 de agosto de 1992 ante la Oficina de Instrumento Públicos de Bucaramanga, folio de matrícula No. 300-0123.187. Sin embargo de forma irregular, en el año 2007, se inicio la construcción de una carretera que atraviesa las fincas de la familia Sánchez, Raúl Meléndez, Eduardo Pedroza y Ramiro Jaimes, se inicio un proceso de investigación sobre los permisos para la vía y da como resultado que la Corporación Autónoma de la Defensa de la Meseta de Bucaramanga CDMB, otorga el permiso. Esta obra Afecta la reforestación de Acacias, Pinos, árboles frutales y afectación de nacimientos de agua y contaminación hídrica, de lo cual existe denuncia por daños ante la CDMB y en una inspección de Girón.

Posteriormente aparecieron nuevas personas que dijeron ser los dueños de las tierras pertenecientes a las familias anteriormente mencionadas, apareciendo una escritura que ilegalmente engloba parte de estos predios a nombre de Hermencia López Gómez y Germán Darío Oviedo.

Después de la afectación a la propiedad comienzan las amenazas de muerte contra varios propietarios de las fincas, de lo cual hay denuncias en la fiscalía de Bucaramanga y Girón; demás de daños a la propiedad con la quema de árboles, tala, daño al suelo y a las fuentes hídricas.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035