SOS Contra la censura

#EjércitoCensuraMural ahora con una tutela 

Tal y como se divulgó por televisión y redes sociales el pasado 18 de octubre integrantes del Ejército Nacional de Colombia taparon con pintura blanca un mural, en medio de un operativo desproporcionado con más de 20 hombres armados quienes intimidaron a los cuatro jóvenes artistas que trabajaban con sus aerosoles y rodillos. En dicho mural aparecían cinco altos mandos militares, tres de ellos activos, bajo cuyas comandancias se presentaron casos de los mal llamados falsos positivos: Asesinatos de jóvenes luego presentados como baja en combate.

Firma la petición en Change.org

Conoce toda nuestra #CampañaPorLaVerdad

EPM inundó a los desaparecidos y desapareció a los muertos

EPM inundó a los desaparecidos y desapareció a los muertos

La decisión de decretar medidas correccionales contra el gerente de Empresas Públicas de Medellín -EPM- por la Justicia Especial para la Paz -JEP-, dada a conocer este 18 de agosto de 2020, corrobora las denuncias que las víctimas realizamos en la Audiencia Pública del 8 y 9 de octubre de 2019 en la ciudad de Medellín, sobre la falta de compromiso con la búsqueda de las víctimas de desaparición forzada en la zona de influencia del proyecto Hidroituango,…

Víctimas piden reconocer responsabilidad del Estado en “falsos positivos” en el Caribe

Víctimas piden reconocer responsabilidad del Estado en “falsos positivos” en el Caribe

El informe documenta 208 casos que agrupan a 383 víctimas de homicidios que corresponden a la tipificación internacional de ejecuciones extrajudiciales presuntamente cometidas por integrantes del Ejército Nacional, de los cuales, al menos 121 también fueron víctimas de desaparición forzada.

El silencio de las Gaitas

El silencio de las Gaitas

Si bien las masacres analizadas en dicho informe fueron perpetradas directamente por grupos paramilitares, oficiales de la Brigada Primera de Infantería de Marina -Biprima- bajo la comandancia del entonces Contraalmirante Rodrigo Quiñones Cárdenas, y agentes de la Policía de Sucre y Bolívar, actuaron conjuntamente o con aquiescencia y complicidad, configurando una política de apoyo a la consolidación del paramilitarismo en esta región.