● Aunque el gobierno de Betancur sostenía diálogos de paz, su cúpula militar seguía actuando bajo la lógica del Estatuto de Seguridad. El Alto mando se oponía a los términos de la tregua con la guerrilla y se declaraba excluido de la negociación de paz.

● La amplia amnistía de 1982 generó molestias entre los militares. El entonces Ministro de Defensa Gral. Fernando Landazábal Reyes afirmó: “Cuando se ha estado a punto de obtener la victoria militar definitiva sobre los alzados en armas, la acción de la autoridad política interviene transformando sus derrotas en victorias de gran resonancia… Esperemos que ésta sea la última amnistía”.

● En 1983, el Procurador General de la Nación Carlos Jiménez Gómez reveló los nombres de 59 militares en servicio activo que presuntamente eran miembros del grupo paramilitar Muerte A Secuestradores, MAS. Posteriormente, las investigaciones fueron trasladadas a la justicia penal militar.

● Landazábal sale del Ministerio y es reemplazado por el general Gustavo Matamoros quien fallece en 1985 y es sustituido por el General Miguel Vega Uribe, este último acusado de haber permitido torturas, cuando comandaba la Brigada de Institutos Militares, según lo recoge el informe de la Comisión de la Verdad de los hechos del Palacio.

Web | + posts