BACRIM en el Bajo Cauca: un pacto débil y parcial

Jueves 27 de septiembre de 2012, por IPC

Un reducto de “Los Rastrojos” que al parecer se negó a entregar las armas para acogerse a un pacto con “Los Urabeños”, sería el eslabón por donde se rompió en Antioquia el acuerdo de no agresión entre ambas bandas criminales. La ruptura incrementó la violencia en el Nordeste del departamento, donde se concentra el grupo disidente, y atenta con reactivar los enfrentamientos en el Bajo Cauca

Víctimas del conflicto | Antioquia |

Al parecer, desde los inicios de la negociación, el acuerdo causó malestar entre los miembros de “Los Rastrojos” en Antioquia, según reveló un funcionario público de Caucasia; quien explicó algunos por menores de la orden que recibió esa agrupación.

“Yo me reuní con un comandante de ’Los Rastrojos’, él me dice que a ellos los engañaron, que él nunca tuvo acceso a hablar con los patrones porque los patrones están en Calí. Entonces a ellos les dicen que deben entregar las armas, es más, vienen y les recogen las armas y les dicen que deben abandonar la zona porque se la van a entregar a otro grupo”, relató el funcionario.

La negociación entre las dos bandas criminales se habría concretado en diciembre de 2011. Según la versión revelada el 15 de febrero de 2012, por el diario El Tiempo[i], representantes de los hermanos “Comba”, Javier y Luis Enrique Calle Serna, jefes de “Los Rastrojos”, habrían negociado con delegados de Dairo de Jesús Usuga David, máximo líder de “Los Urabeños”, para detener la guerra y repartirse las principales zonas del narcotráfico en Colombia.

De acuerdo con lo pactado los departamentos de Antioquia y Córdoba serían territorios de “Los urabeños”, mientras Nariño y Valle corresponderían a “Los Rastrojos”; esta última banda también controlaría las zonas de Santander y Norte de Santander, donde al parecer tiene una alianza con la guerrilla de las FARC en la región del Catatumbo, según la información de El Tiempo.

Justamente a los integrantes de “Los Rastrojos” en el Bajo Cauca, les dieron la orden de prepararse para ser trasladados a zonas como El Catatumbo y el sur del país, develó el funcionario público de Caucasia. “A ellos les recogen las armas y desintegran por completo el grupo. Les dicen que estén pendientes que más tarde los están llamando para ver a dónde los van a mandar. Pero a los poquitos días cogieron en Bello al segundo después de “Sebastián”, y ya prácticamente este grupo que estaba aquí perdió contacto con los jefes. Por eso ellos dicen que los traicionaron y que se sienten engañados.”

El hombre capturado en el municipio de Bello, norte del Valle de Aburrá, era Wílmer de Jesús Méndez González, alias “Brandon”, quien presuntamente lideraba el enlace de “Los Rastrojos” con las FARC para el comercio de base de coca.

Al parecer alias “Brandon” controlaba el cobro de las extorsiones a los mineros, tras la muerte de Ángel de Jesús Pacheco Chancy, alias “Sebastián”, quien era el jefe de esa banda en el Bajo Cauca y fue asesinado por sus escoltas en el año 2010.

Méndez González fue detenido en una vivienda del barrio Niquía, desde donde al parecer se trasladaría al departamento de El Valle para reunirse con los hermanos comba, jefes de “Los Rastrojos”. Al momento de su detención, las autoridades le incautaron a un lingote de oro y 159 millones de pesos en efectivo, según informó el comandante de la Policía de Antioquia, coronel José Gerardo Acevedo Ossa.

Pero mientras “Los Rastrojos” del Bajo Cauca perdieron el contacto con sus jefes y quedaron a la deriva, siendo asesinados algunos y otros reclutados, los del Nordeste Antioqueño empezaron a delinquir por cuenta propia cuenta, como expresó el funcionario público de Caucasia.

“Ellos comentaban que el único grupo que no quiso desmovilizarse ni entregar las armas fue el de Vegachí, en el Nordeste. Ellos no les comieron cuento a los jefes y se quedaron con las armas y se quedaron operando en esa zona. Entonces comenzaron a pelear con otros grupos. Tanto es que esta situación se está visualizando con el conflicto que hay en Remedios y Segovia”, aclaró el funcionario.

La disidencia de “Los Rastrojos” en el Nordeste Antioqueño es liderada por Walter Manuel Ramos Soto, alias “Alex 15”, quien fue hombre de confianza del ex jefe paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”, y también de alias “Sebastián”, el asesinado jefe de la banda criminal.

El comandante de la Regional 6 de la Policía, general José David Guzmán Patiño, afirmó que la disidencia de “Los Rastrojos” está conformada por 150 hombres y tiene una alianza con las guerrillas de las FARC y el ELN para combatir a “Los Urabeños” en el Nordeste. La disputa principal sería por el tráfico de drogas y el cobro de extorsiones a los mineros.

Según cifras de la Policía de Antioquia, publicadas por el diario El Colombiano, el 17 de julio del presente año[ii], los homicidios en el Nordeste Antioqueño se incrementaron en un 192%. Hasta el primer semestre de 2012 las autoridades registraron 170 muertes violentas en esa región, atribuidas en su mayoría a la confrontación entre bandas criminales.

La situación es similar a la que sufrió el Bajo Cauca entre 2008 y 2011. Sólo en Caucasia, en el año 2009, fueron asesinadas 217 personas, de acuerdo con las cifras del Instituto Colombiano de Medicina Legal. Esa guerra, que al parecer se detuvo tras el acuerdo de no agresión entre “Urabeños” y “Rastrojos”, fue el escenario de varias de alianzas entre bandas criminales, derivadas en su mayoría de la desmovilización paramilitar.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035