Los aproximadamente 12 mil campesinos que se encuentran en el Catatumbo protestando pacíficamente en varios puntos, han manifestado su apertura al diálogo, en la Mesa de Interlocución y Acuerdo – MIA-, “Siempre y cuando sea como siempre ha sido, desde el 2009, sin la presencia de las fuerzas militares y policiales que nos pretende imponer el gobierno nacional”

Ellos, no entienden, porqué el diálogo es tan difícil, y presumen que el presidente Juan Manuel Santos no quiere propiciar la MIA, ya que una de las reivindicaciones realizadas por el campesinado, la de la declaración de la Zona de reserva campesina, perjudicaría la locomotora minera que el propio presidente impulsa, y con ella el robo de recursos naturales por parte de multinacionales mineras que se encuentran en la zona.

Igualmente reclaman la suspensión inmediata de las fumigaciones de cultivos de uso ilícito, y la ejecución de un programa de sustitución gradual y concertada de éstos en el marco de la propuesta productiva del PDS-ZRC. Al respecto un líder de la región manifiesta “El gobierno nacional no nos da propuestas alternativas reales para dejar el cultivo de coca, y si quiere que de la noche a la mañana los dejemos. Esto es una protesta no sólo social, sino económica.”

Es de resaltar que la declaración como Zona de Reserva Campesina, está contemplada en el marco del cumplimiento de las obligaciones que tiene el Incoder en virtud del artículo 81 de la ley 160 de 1994 y del decreto 1777 de 1996, así como de los acuerdos suscritos entre la Asociación Campesina del Catatumbo y la institucionalidad local y departamental.

Web | + posts