David Ravelo Crespo, economista, fundador de la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos, Credhos, ha sido objeto de señalamiento, estigmatización y persecución en su calidad de defensor de derechos humanos, por parte de agentes del Estado y grupos paramilitares, quienes impulsaron una campaña de desprestigio en su contra desde los años 90, cuando era integrante del movimiento político Unión Patriótica, UP.

Además de múltiples amenazas contra su vida, David Ravelo ha sido víctima de dos montajes judiciales. Por el primero de ellos fue judicializado y detenido en 1993, y luego fue absuelto. Actualmente se encuentra privado de su libertad en la Cárcel la Picota desde el año 2010 por un crimen que no cometió.

El reconocido paramilitar Mario Jaimes Mejía, alias “El Panadero”, condenado por la masacre de Barrancabermeja ocurrida en mayo de 1998, en versiones libres de Justicia y Paz involucró a David Ravelo en el homicidio del señor David Núñez Cala, quien se desempeñaba como secretario de obras públicas de Barrancabermeja y era dirigente del movimiento político Frente de Izquierda Liberal Auténtico, FILA, de la misma ciudad.

Este y otros paramilitares que actúan como testigos en contra de David Ravelo son los mismos condenados y confesos autores de las masacres de Barrancabermeja denunciadas por el defensor de derechos humanos, y a quienes David Ravelo había señalado como responsables de las mismas.

Con base en estos falsos testimonios se dio inicio a una investigación contra David Ravelo Crespo y, sin embargo el 28 de enero de 2011, la Fiscalía 22 Especializada de la Unidad Nacional contra el Terrorismo dictó Resolución de Acusación como coautor del delito de homicidio agravado.

Después de múltiples actuaciones infructuosas por parte de la defensa asumida por el Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” desde 2010, y a pesar de las irregularidades demostradas durante el proceso, el día 16 de noviembre de 2012 un juzgado especializado condenó a David Ravelo a de 18 años y 4 meses de prisión. Esta sentencia fue apelada por la defensa y confirmada por la Sala Penal del Tribunal de Santander el 8 de Octubre de 2013.

El 11 de febrero de 2014 el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo presentó recurso de Casación ante el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga, y a partir del 17 de Marzo el recurso se encuentra en la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, actuación asignada al Magistrado Ponente José Leónidas Bustos Martínez.

Una de las más graves irregularidades durante el proceso contra David Ravelo fue la actuación del Fiscal 22 de la Unidad Antiterrorismo, William Gildardo Pacheco Granados, quien dirigió la investigación y acusó a David Ravelo ante los jueces, sin tener facultades para administrar justicia, ya que en su contra pesaba una destitución emitida por la Procuraduría General de la Nación por haber incurrido en la desaparición forzada del joven Guillermo Hurtado Parra, cuando Pacheco Granados era oficial de la Policía Nacional.

La Justicia Penal Militar, entre tanto, lo condenó por “detención arbitraria”, razón por la cual recientemente la Fiscalía General de la Nación asumió la investigación y llamó a indagatoria a Pacheco Granados por el delito de desaparición forzada de personas.

El Colectivo de Abogados confía en que la Corte Suprema tendrá presentes los argumentos del amicus curiae a la hora de resolver la admisión del recurso de Casación, así como a la hora de decidir de fondo el caso. La Corte Suprema tiene la oportunidad de hacer justicia en un caso de evidente persecución contra la defensa de los derechos humanos en Colombia en un momento en que el país busca caminos de paz y reconciliación.

David Ravelo Crespo, Defensor de Derechos Humanos de Barrancabermeja, víctima de un montaje judicial, detenido en la cárcel la Picota desde el año 2010, a la espera de la revisión del recurso de Casación presentado en marzo de 2014 ante la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia

Web | + posts