Además solicitan que se investigue la relación de la Fuerza Pública con posibles actos de incitación al pánico ciudadano. “Esperamos que la Comisión Interamericana reaccione y observe detalladamente lo que está ocurriendo en Colombia para que garantice los derechos humanos a través de una comunicación con el gobierno colombiano”.

Bogotá, 24 de noviembre de 2.019.- Con el propósito de informar oficialmente la serie de hechos que se vienen presentando en las grandes movilizaciones que se están dando en Colombia, el senador Iván Cepeda envió una comunicación a Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y a varios relatores de la misma instancia interamericana.

La solicitud fue presentada junto con el senador Antonio Sanguino; Soraya Gutiérrez y Jomary Ortegón, presidenta y vicepresidenta del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR), y Franklin Castañeda, presidente de la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos (CSPP) e integrante de la “Campaña Defender la Libertad: Un asunto de todas”.

La comunicación advierte, específicamente, sobre la grave situación de derechos humanos que se presenta en el marco de las movilizaciones del paro nacional que inició este 21 de noviembre que ha dejado heridos de especial gravedad y un significativo número de personas detenidas arbitrariamente, además de hechos de criminalización y estigmatización.

“Se ha puesto en conocimiento de la CIDH los distintos pasos que dio el Gobierno para intentar impedir las movilizaciones antes del 21 de noviembre; la manera como fueron estigmatizadas las causas y los protagonistas de esta movilización; las medidas exepcionales que se han tomado y los allanamientos ilegales que se han producido. Y una vez han comenzado estas movilizaciones, los actos violentos y arbitrarios cometidos por la Fuerza Pública, como támbien la intención eventual del Gobierno de declarar una conmoción interior” aseguró Iván Cepeda.

A raíz del uso excesivo de la fuerza por parte de agentes policiales, y del lamentable hecho de las últimas horas contra el estudiante de 18 años, Dylan Mauricio Cruz, gravemente herido por un disparo del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), solicitaron al organismo internacional que cese la intervención de este grupo de la Policía contra las expresiones legítimas de los ciudadanos y que conmine al Estado colombiano a garantizar el derecho a la protesta en todo el territorio.

Por último, pidieron que la CIDH investigue la relación de la Fuerza Pública con posibles actos de incitación al pánico ciudadano.

“Esperamos que la Comisión Interamericana reaccione y observe detalladamente lo que está ocurriendo en Colombia para que garantice los derechos humanos a través de una comunicación con el gobierno colombiano”.

Cabe destacar que los distintos sectores que se han movilizado exigen al gobierno de Iván Duque: un diálogo nacional en torno a las políticas económicas y sociales, el cumplimiento del Acuerdo Final de Paz, y la adopción de acciones integrales para que cesen los homicidios contra líderes y lideresas sociales. Sin embargo, no ha existido una respuesta favorable, y la ciudadanía ha mantenido la movilización de manera indefinida.