El día 5 de abril en la sede sindical de SINALTRAINAL Cartagena llegó un panfleto firmado por la banda delincuencial autodenominada “los rastrojos “en donde se amenazaba a Wilson Castro y Edwin Molina, dándoles 24 horas para salir de la ciudad.

 

Estas amenazas se concretaron el día sábado 13 de abril a las 3.30 AM cuando un comando armado de cinco hombres irrumpieron a la vivienda de Wilson Castro, no sabemos si para secuestrarlo o asesinarlo, este acto fue interrumpido por el actuar de los vecinos que se solidarizaron y llamaron a la policía lo que obligo a estos sujetos a huir de la escena sin cometer su propósito.

En este mismo panfleto se amenazan a las organizaciones sindicales SINTRABIOFILM y USTRIAL, sindicatos de la empresa biofilm y seatech respectivamente. Cabe resaltar que el presidente del sindicato de biofilm, Daniel Polo, ha sido víctima de amenazas y acoso por parte de motorizados armados que se han acercado hasta su residencia.

Nuestra organización sindical no ha sido la excepción, el lunes 15 de abril Jairo Del Rio fue víctima de amenazas en un panfleto que fue lanzado por debajo de la puerta de su residencia en donde se le da plazo de 24 horas para salir de la ciudad de lo contrario sería asesinado, en este sentido podemos decir que es la cuarta amenaza que recibe desde la creación, el 15 de marzo de 2009, de nuestra organización sindical.

Walberto Marrugo Cervantes, presidente de SINTRATUCAR se suma a esta lista de acoso y hostigamientos por parte de dos sujetos motorizados que han estado rondando su residencia y en una ocasión llegaron hasta la terraza y se acercaron a la ventana por lo que los vecinos lo alertaron y se le dio aviso a la policía nacional.

Las denuncias de estas amenazas y amedrentamientos fueron interpuestas ante la SIJIN de Bolívar y Fiscalía General de la nación para que inicien la respectiva investigación de estos hechos que consideramos no son aislados pues todos los directivos señalados anteriormente hacen parte de la coordinadora sindical de solidaridad de Cartagena, cuyo objetivo consiste en la asesoría y acompañamiento a las organizaciones sindicales nacientes en nuestra ciudad, por este motivo creemos que las acusaciones que se hacen en los panfletos como las de “chupa sangre” y “Acaba empresas” no son gratuitas y obedecen a intimidaciones tendientes a que abandonemos nuestro actuar como directivos y defensores de derechos humanos.

Share via