El paramilitar que se encuentra detenido en la actualidad en la cárcel de máxima seguridad de Itaqui, negó en diligencia de indagatoria el año inmediatamente anterior su participación en la masacre de Mapiripán, al tiempo que reconocía que por orden de Vicente Castaño conformó el frente “Arlex Hurtado”, el cual entrenó y abasteció meses antes de cometerse la masacre.

Para la Fiscalía es claro que al paramilitar “le fue encomendado un frente para el fortalecimiento de esa ilegal organización”, el cual “no iba a ser precisamente para hacer obras altruistas, sino para delinquir, para atacar a la población civil ajena del conflicto armado, bajo la excusa de acabar con todo lo que se relacionaría con la guerrilla o tenencias de izquierda”

En su testimonio, alias “Pedro Bonito”, reconoció que a “los tres o cuatro meses de ingreso de ese grupo a la serranía de Abive se nos informó que ya los señores propietarios de dicho grupo estaban pidiendo que su grupo ya hiciera presencia en la zona de ellos o sea en el Meta”.

Así mismo aseguró que en el aeropuerto de Necoclí encontró a un número significativo de hombres, uniformados y armados al mando de alias “Cero cuatro”, el mismo que posteriormente fue desplazado hasta el aeropuerto de Apartadó con ropa de civil, ya que en el avión en que supuestamente iban a ser trasladados hasta el departamento de Guaviare, antes de ser llevados al Meta, era demasiado grande y no podía aterrizar en el aeropuerto de Neclocí.

Para la Unidad de Derechos Humanos, “Todas esas circunstancias vistas en su conjunto y asumidas por el acá encartado en calidad de comandante, como él lo pregona, han constituido una necesaria colaboración a los determinadores del hecho ilícito, a los ejecutores materiales, al punto que sin esa colaboración no se hubiera logrado el éxito final de esa nefasta empresa criminal”.

No obstante la magnitud de esta resolución, no habrá justicia ni reparación completa hasta cuando no sólo se conozca quiénes fueron los verdaderos determinadores de estos hechos, sino se sepa quiénes fueron y siguen siendo los financiadores de grupos paramilitares, y los responsables materiales de éstas más de 49 víctimas, que hoy por hoy siguen buscando Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de No Repetición en las márgenes del río Guaviare.

Web | + posts