En 2008, el Ejército secuestró al hijo de Luz Marina Bernal, lo asesinó y lo disfrazó de guerrillero, todo para inflar las cifras de combatientes abatidos. Buscando pistas sobre el paradero de sus hijo, Luz Marina conoció a otras madres en la misma situación. Lograron destapar el escándalo y conseguir las primeras detenciones

En 2008, el Ejército secuestró al hijo de Luz Marina Bernal, lo asesinó y lo disfrazó de guerrillero, todo para inflar las cifras de combatientes abatidos.

El 16 de septiembre de 2008, Luz Marina Bernal recibió una llamada. Una voz le decía que ya podía ir a identificar unas fotos de un cadáver, posiblemente su hijo, en Ocaña.

—¿En Ocaña? —Luz Marina necesitaba confirmar la información.

Ocaña está a casi 700 kilómetros de Soacha, una población de 700.000 habitantes en la periferia de Bogota. Se tarda 12 horas en llegar. ¿Cómo podía ser que hubiera acabado tan lejos? Fair Leonardo Porras Bernal tenía una discapacidad y, aunque su apariencia era la de un apuesto chico de 27 años, “por dentro era un niño de nueve”, recuerda su madre. No había aprendido a leer ni a escribir, no conocía el valor del dinero.

Leer más

Web | + posts