Las Madres de Soacha, quienes se han convertido en un símbolo de la lucha de las familias de más de 5000 casos de “falsos positivos” en Colombia, también exigen que el Estado reconozca públicamente que las afirmaciones cuestionadas del General Leonardo Barrera no son “irrespetuosas” sino que atentan contra los derechos a la verdad, a la reparación y el acceso a la justicia de las miles de víctimas de este crimen de lesa humanidad.

Además de la corrupción en contratos y desviación de fondos, las madres esperan que la justicia investigue y sancione a los máximos responsables de los asesinatos de sus hijos, y que la sociedad exprese su más enérgico rechazo por las cadenas de corrupción al interior de las fuerzas armadas que pretenden asegurar la impunidad estos crímenes.

Las madres también exigen la intervención de la justicia internacional a través de la Corte Penal Internacional, y que los miltiares involucrados en graves crímenes no gocen de privilegios en sus centros de reclusión y que sean trasladados de las instalaciones miltiares a cárcles ordinarias.

Anexamos la carta radicada

Web | + posts