Este reconocimiento también se extendió a colegas de Nepal, Guatemala, Honduras y Kenia. Agradecemos a PBI, más que el premio, el acompañamiento que nos han dado durante 20 años con las victimas y en los tribunales buscando justicia y dignidad para nuestro pueblo.

Nos han ayudado a vivir para que la vida venza sobre la muerte, el amor sobre el odio y la esperanza sobre el desconsuelo. Nos han ayudado a sobreponernos al miedo, a la difamación, a la muerte y al exilio. ¡PBI merece nuestro perenne reconocimiento!

Web | + posts