Con el corazón en la mano entonamos un solo grito de confianza por todo el pueblo colombiano, le ganamos a la guerra, ganamos nuestro bien más preciado que es la Vida, ganaron nuestros niños y niñas, todo el campesinado ganó, ya no lloverán muertos, ni los ríos de sangre, ya no vomitará la metralla, ahora sí estará cerrada la máquina de la muerte.

Hoy los bombardeos son de ilusiones y alegrías, los hostigamientos son de benevolencias optimistas, hoy el temor es por empezar a vivir lo que nunca hemos vivido: nuestra primera vez como Territorio en Paz y por la Paz.

Toda la ruralidad de San José de Apartadó, donde habitamos hombres y mujeres humildes del pueblo, vimos despertar el latir de nuestros corazones, la felicidad al escuchar esta declaración de Paz, nuestros ancianos miraron al cielo, sintieron la mirada y la presencia de Dios tras el sol de la montaña de este bello día, la espera había terminado, ya el cielo escuchó nuestro ruegos y súplicas.

Lejanas se encuentran esas macabras imágenes que alguna vez describimos, ya no se repetirán, se escuchan solo sonidos de armonía en el los árboles, los pájaros juguetear, la brisa inunda nuestra aliento de emoción, nos atraviesa por dentro hasta nuestras almas y los rincones veredales, sentimos espíritu de la vida dispersarse por nuestras montañas.

Impedir la violencia y defender la vida humana seguirá siendo nuestra razón de ser, por eso decimos SÍ a la PAZ, y pedimos fundamentalmente al pueblo colombiano trasformar esa fuerza ciega desatada del pasado en reconciliación y fraternidad propia de la democracia para beneficio de todo el país.

Señor Presidente, señores de las Farc-Ep: Izamos las banderas de la Patria, gritamos desde el corazón: bienaventurados los que entienden que las palabras de concordia y de paz no deben servir para ocultar sentimientos de rencor y exterminio.
¡Bienaventurados estos días, y todos los que artífices de esta gran escultura que es la Paz, la bondad de sus palabras, la limpieza del espíritu de sus almas los pondrán en los mejores lugares de las páginas de la historia!”

Insistimos en la Paz completa y que el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional ELN lleguen a un acuerdo, queda el reto de la implementación de estos acuerdos y el fortalecimiento de las instituciones del Estado de cara al Post-acuerdo, las garantías de no repetición.

Dios bendiga esta bella Patria, Dios bendiga al pueblo colombiano.
San José de Apartadó les invita a Votar SÍ este 2 de octubre 2016