El Congreso de los Pueblos se dirige nuevamente a la comunidad local, nacional e internacional para denunciar los actos de agresión de los cuales fueron objeto organizaciones sociales y populares de la ciudad de Bogotá en la marcha del primero de mayo por parte de la Fuerza Pública.

 

HECHOS

1. Para la movilización del 1ro de mayo, las organizaciones del Congreso de los Pueblos convocadas a movilizarse desde el Sur de la ciudad, localidad de Kennedy, miembros de la Fuerza Disponible de la Policía Nacional desde las ocho de la mañana estuvieron haciendo requisas a las personas manifestantes, especialmente jóvenes estudiantes que llegaron de barrios cercanos al Hospital de Kennedy.

2. Al iniciar la movilización, con más de 300 participantes, cerca de las diez de la mañana, la Policía envió más de 50 efectivos del ESMAD con actitudes hostiles hacia las y los manifestantes, que con consignas pacíficas rememoraban la fecha y la movilización desde el Sur.

3. Entre la Avenida 1ra de mayo con carrera 50, el ESMAD bloqueo el avance de la movilización, señalando que tenían orden de no dejar avanzar la movilización. El ESMAD bloqueo la movilización que avanzaba de forma pacífica.

Aproximadamente una hora tardó en reactivarse la marcha.

4. Ya avanzada la movilización, en el punto de la Caracas con 1ra de mayo, la marcha de Kennedy se encontró con la marcha de Usme, sumándose una participación de por lo menos 500 personas. En el tránsito de esa dirección hacia el Parque del Tercer Milenio la movilización fue fragmentada por la policía. En este punto fueron gravemente agredidos por la policía 10 manifestantes que se encontraban protegiendo la marcha. Estas personas fueron duramente golpeadas por miembros del ESMAD y la fuerza disponible, dejándoles graves heridas en el rostro, brazos y piernas.

Quienes debieron ser trasladadas a hospitales debido a las graves lesiones propinadas por la fuerza pública.

5. Durante toda la marcha el ESMAD tomo fotos y grabaciones a los y las manifestantes, con el objetivo de intimidar y extralimitándose en sus funciones.

6. Esta movilización desde el sur no pudo llegar cohesionada a la Plaza de bolívar, por las agresiones y el temor generado por parte de la fuerza pública.

ANTECEDENTES

 

1. Durante el 2012 se adelantaron movilizaciones por parte de diversas organizaciones, movimientos y procesos sociales y políticos durante la Semana Nacional de Indignación del 8 al 12 de octubre.

2. El 11 de octubre, estudiantes de la Universidad Pedagógica Nacional fueron brutalmente tratados por la fuerza pública, al ingresar al campus universitario, provocando daños en los bienes de los grupos estudiantiles, entre otras.

3. En la movilización del día 12 de octubre de 2012, que partió de diferentes puntos de la ciudad, se vivieron episodios de represión, agresión y persecución de quienes participaron de la manifestación.

Por lo anterior

El Congreso de los Pueblos rechaza este tipo de agresiones presentadas hacia las y los participantes de la movilización desde el Sur y en general a todos los actos de represión que se vivieron a nivel distrital y nacional en esta fecha. También hace un llamado a todas las organizaciones y movimientos sociales y políticos que actualmente se encuentran impulsando acciones tendientes a alcanzar la paz con justicia social, a que se manifiesten y rechacen todo tipo de acciones de violencia desde el Estado colombiano.

Denunciamos ante la comunidad nacional e internacional que las autoridades distritales y policiales incumplieron los acuerdos de desarrollar una jornada de movilización pacífica al bloquear vías, impedir el paso y más grave aún la evacuación de los manifestantes, extralimitarse en sus funciones, la utilización de una fuerza desproporcionada, grabaciones a los manifestantes, brutales agresiones a los marchantes y la infiltración de miembros de las fuerza policial a las manifestaciones.

Responsabilizamos a las autoridades de la policía Metropolitana de Bogotá quienes fueron informados oportunamente todas las irregularidades presentadas en las movilizaciones, por las violaciones de Derechos Humanos y al DIH cometidas contra los manifestantes, en desarrollo de la extralimitación de la fuerza pública y abuso de poder, limitando el ejercicio del derecho a la protesta.

Hacemos un llamado a la sociedad colombiana a rechazar estos hechos, a que las autoridades competentes adelanten las investigaciones pertinentes ante los hechos aquí denunciados y a unir un clamor nacional en contra del abuso y la brutalidad policial, a favor de las movilizaciones del pueblo colombiano y a fortalecer los distintos escenarios de organización y movilización del pueblo colombiano en construcción de la paz. Estos hechos reafirman la violencia y agresiones con las que actúa la fuerza pública y por tanto reafirmamos la necesidad del desmonte del ESMAD.

Hacemos el llamado al gobierno de Juan Manuel Santos para que se siga el conducto regular para que los miembros de la Policía que agredieron a las y los manifestantes sean penalizados por dichos hechos. Así mismo interpelamos el discurso de la paz que abandera el gobierno, porque para nosotros la paz no es la pacificación y el silenciamiento de las voces de los sectores sociales y populares, para nosotros la paz pasa por la realización de uno de los derechos más importantes que se consagra en la Constitución del 91, y es el derecho a la libre organización social y movilización. Lo que sucedió el primero de mayo en Bogotá es una prueba más de que el gobierno de Juan Manuel Santos no garantiza el derecho a la protesta social y el ejercicio de la oposición política en Colombia.

Finalmente llamamos a la comunidad internacional que se ha comprometido en hacer un acompañamiento al proceso de paz que actualmente se impulsa en nuestro país, para que también se solidarice y rechace de manera vehemente este tipo de acciones.

Share via