Según el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en 2019, se presentaron 19.189 casos de violencia sexual contra niñas menores de 15 años, el 74% de los casos contra mujeres. Otros 2.744 niños y niñas eran menores de 4 años, 6.200 tenían entre 5 y 9 años, y 10.245 están entre los 10 y 14 años, el grupo más afectado.

El caso de Sandra Catalina estremeció al país como otros similares, con el agravante de que estos hechos atroces fueron cometidos por un agente de la fuerza pública. La niña fue violada, torturada y asesinada en la antigua estación de Policía de Germania, el 28 de febrero de 1993. Por este crimen fue condenado, por sentencia anticipada, el agente de la Policía Diego Fernando Valencia a 45 años de prisión de los cuales sólo cumplió 10, su libertad se produjo debido a un cambio legislativo posterior a la condena que permitió su libertad días antes de cumplirla efectivamente.

Las investigaciones penales no continuaron para establecer la responsabilidad de otros agentes o superiores, por estas razones los familiares de la niña Sandra Catalina siguen afirmando que el caso está en la impunidad.

La familia también presentó una demanda administrativa por la responsabilidad del Estado colombiano por estos hechos. Y aunque durante años este caso estuvo detenido, el Consejo de Estado fallo en favor de la familia y condenó a toda la institución Policía Nacional en 2016 por no haber cumplido con su deber de protección de la menor.

En septiembre de 2018 la Universidad de los Andes invitó a la familia de Sandra Catalina Vásquez Guzmán a darle el primer martillazo al edificio donde funcionó por años la Estación Tercera de Policía de Germania y donde fue violada, torturada y asesinada la niña de 9 años. (Ver Derribarán edificio donde fue violada y asesinada la niña Sandra Catalina Vásquez en 1993) Un acto que significó también un desagravio para la familia que no olvida a Sandra Catalina y a través suyo a las niñas y niños víctimas de violencia sexual en Colombia.

Web | + posts