El objetivo será “plantear un aspecto esencial, simplemente olvidado en los diálogos de paz de La Habana: la poesía, el arte y la cultura como hechos vitales de reconstrucción de una cultura herida por la guerra”, indica el comunicado la Corporación Prometeo, organizadora del evento.

 

Desde el sábado 11 de julio de 2015 comenzará en Medellín la versión número 25 del Festival Internacional de Poesía que contará con la participación de poetas, artistas y delegados de 40 países. De forma paralela, entre el 14 y el 16 de julio, se realizará la II Cumbre Mundial de la Poesía por la Paz y la Reconciliación de Colombia.

El objetivo será “plantear un aspecto esencial, simplemente olvidado en los diálogos de paz de La Habana: la poesía, el arte y la cultura como hechos vitales de reconstrucción de una cultura herida por la guerra”, indica el comunicado la Corporación Prometeo, organizadora del evento.

“Somos acción movida por el lenguaje y el pensamiento”, sentencia Jairo Guzmán, co-organizador La Cumbre, quien piensa que en un conflicto como el colombiano lo que está en juego es el lenguaje que ha sido intervenido y afectado desde distintos discursos.

“En la medida en que el lenguaje esté constreñido, fracturado, nunca va a haber lugar para el diálogo y la concertación. Pero en la medida en que haya un idioma enriquecido hay más posibilidades de congregarse, de estar unidos y no estar separados por la violencia de las palabras restringidas”, concluye el poeta.

En esta ocasión, las organizaciones de derechos humanos, defensoras de la mujer, organizaciones indígenas, comunidades negras y organizaciones estudiantes tendrán un papel fundamental en espacio cultural, porque dialogarán con los poetas entorno a las discusiones y propuestas que suscita el tema de la paz.

erán más de 40 actividades entre acciones pedagógicas, poéticas y artísticas, que buscarán generar una atmósfera para hacer posible la paz y la reconciliación bajo tres ejes temáticos: 1. Los trabajos de la poesía y el arte en la creación de la paz, para un nuevo lenguaje y una nueva cultura 2. La poesía y el arte: Defensa de la tierra y de los seres vivientes 3. La poesía y lo imposible realizable: Acciones globales para la transformación de la vida.

Los poetas participantes harán aportes desde la experiencia en sus países, vulnerados por conflictos similares al colombiano, muchos de ellos ya superados como en los casos de Suráfrica, Irlanda, El Salvador y el País vasco.

De manera que además del público, los artistas y poetas colombianos tendrán mucho que aprender y para ello, reflexiona Jairo Guzmán, “deberán despojarse de su ego de artistas y volverlo más diluido en lo colectivo, ir en la búsqueda de un arte con más interés en lo público que en el simple intimismo.”