( Foto del Heraldo) Las imágenes de la arremetida violenta de la policía antimotines (ESMAD) en el municipio de Soledad, departamento del Atlántico contra unas estudiantes y sus profesores que protestaban pacíficamente le dan la vuelta al mundo mostrando la catadura de este cuerpo represivo que pisotea las normas mínimas en materia de protección a los derechos humanos y libertades democráticas garantizadas por la constitución política de Colombia.

De esta forma la intendente Gloria Torres, comandante del ESMAD, estrenó al grupo de mujeres entrenadas para atropellar a la ciudadanía que hace pocas semanas llegaron a la Policía Metropolitana de Barranquilla.
Los reportes de prensa indican que para disolver la protesta educativa realizada este martes 14 de julio en la calle 30 con la 13 de Junio, entrada del municipio de Soledad en el suelo patearon a un padre de familia y a una madre la tumbaron, gasearon a todos presentes en el lugar. También agredieron a la prensa para que no grabaran. “Aplicaron un procedimiento irregular, que raya en lo salvaje, ganándose el repudio generalizado de la ciudadanía en el Atlántico y el país por su brutalidad” escribió un reportero.

La comunidad de la Institución Educativa Comercial Nuestra Señora de la Misericordia bloqueó la calle 30 en ambos carriles (al frente de Gecolsa) para protestar por el cambio del rector establecido por la Comisión Nacional del Servicio Civil (CNSC). Por la acción represiva de la policía resultaron más de 20 estudiantes del colegio La Misericordia de Soledad con heridas, dificultades respiratorias y contusiones siendo atendidas en el Hospital Materno Infantil y Juan Domingo Romero.

Deisy Aparicio, presidenta de la Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria ANDES reclamó la desarticulación del cuerpo represivo policial. A través de las redes sociales señaló “exigimos el desmonte del ESMAD, no más arremetida a la movilización y protesta social”.

Web | + posts