El Alto Comisionado para la Paz también elogió la exposición que tiene actualmente el Museo en una de sus salas sobre el proceso de paz de La Habana, con información histórica de contexto.

“Sé de lo mucho que le ha dolido a Antioquia el conflicto armado del país y veo entre su población una buena disposición a participar, a aprender y entender lo que ha pasado. Creo que nos están dando ejemplo a todos nosotros”, dijo.

A los actuales aspirantes a las distintas alcaldías del país, les recordó tener en cuenta que la paz tendrá aplicaciones territoriales y se requerirán propuestas de construcción de paz entre la ciudadanía de las diferentes localidades de Antioquia, entre ellos Urabá y Bajo Cauca.

Fue enfático al afirmar que el Gobierno mantenía su voluntad en negociar con actores del conflicto como las guerrillas de las Farc y el ELN, pero nunca con las bandas criminales.

“A nuestro juicio sería un terrible error y muy peligroso para este país empezar a considerar las estructuras criminales que aún perduran en el territorio como actores en el conflicto y crearles incentivos como lo han hecho en el pasado para decir que tienen que negociar con el Gobierno y tienen que ser tomados en serio como grupos militares. Eso el Gobierno no lo va a hacer, lo que sí va a hacer es perseguir a esos grupos, como criminales que son, y tomarse muy en serio el tema de la seguridad”, indicó.

También sugiere que no se hable de posconflicto, sino de construcción de paz y generación de confianzas entre las gentes de los territorios. “A mí personalmente no me gusta la palabra posconflicto por muchas razones. Conflicto siembre seguirá habiendo de muchas y diferentes maneras”.

Al referirse a la Comisión de la Verdad de la que se ha hablado en La Habana, explica que podría tener cierta itinerancia, con sesiones en diferentes territorios del país, en los que se podría recoger información sobre crímenes de lesa humanidad, el impacto en las comunidades, en los grupos poblacionales y en la democracia.

“Se imagina uno que la Comisión tendrá unos capítulos territoriales. Por ejemplo, en San Carlos podría sesionar diez días, para que la gente del Oriente antioqueño se acerque a dar su testimonio. Y las personas que tienen responsabilidad, puedan reconocerla y pedir perdón. Y luego la comisión se mueva a Apartadó, y va así recogiendo testimonios de víctimas y abriendo espacios en las regiones”.

Web | + posts