Ever Urquina Rojas

El 29 de mayo de 2015 la Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos, profirió fallo en primera instancia, declarando disciplinariamente responsable a los miembros del Ejército Nacional, sargento William Andrés Capera Vargas, cabo tercero José Roldán López Cerón, y soldados profesionales: José Yati Anancona Bueno, Oscar Mauricio Álvarez Cuellar, Humberto Javier Céron Sánchez, Jorgé Eliecer Urbano Ortíz, Eliécer Alonso Jojoa Ruiz, Faiver Hernán Buesaquillo Quinayas, Darío Zúñiga Ruíz, Yiminson Hurtado y Jhon Kenedy Guevara Campo, integrantes del Batallón de Infantería No. 27 Magdalena, en Pitalito Huila, imponiéndoles la pena máxima, es decir la separación absoluta de las fuerzas militares e inhabilidad general por el termino de 20 años, por las “faltas gravísimas” perpetradas en contra del campesino Ever Urquina Rojas.

Ever Urquina Rojas se desempeñaba como agricultor, sembrando y cultivando café, plátano, yuca y demás cultivos de pan coger en la finca el Carmen del municipio de Acevedo Huila. Fue visto por última vez el 17 de enero de 2008 por sus familiares, quienes tras su desaparición, mediante artículos de prensa de la región, se percatan que en esa fecha se efectuó un combate en los límites de las veredas “el Carmen” y “Chontillal” entre las fuerzas militares y supuestos atracadores, en el que resultó muerta una persona sin identificación y enterrada como N.N, quien correspondía a su familiar desaparecido.

El 29 de Enero de 2008 se hace el reconocimiento oficial del cadáver de Ever Uquina Rojas, quien es exhumado y por orden de la Fiscalía General de la Nación entregado a sus familiares; se pudo estimar que la muerte ocurrió entre las 2:30 y 8:30pm, y en su cuerpo se estableció que sufrió heridas múltiples de proyectil realizadas a una distancia menor de 150cm con arma de largo alcance y alta velocidad.

En el fallo de primera Instancia la Procuraduría refiere que los Militares incurrieron en “graves violaciones al Derecho Internacional Humanitario”, y resalta las incongruencias frente a las pruebas aportadas por los mismos durante el proceso:

1. La misión táctica de la operación en la que se da muerte a Ever Urquina, no refiere a la información que supuestamente se recibió por un civil, por la cual se ordenó el desplazamiento de la tropa militar por la vía de la vereda “Pradera” que conduce a las veredas “el Carmen” y Chontillal”.

2. Los militares responsables del crimen se contradicen en la versión de los hechos, respecto del número de personas que se encontraban supuestamente delinquiendo en la zona, el lugar dónde fueron vistas, hora de llegada al sitio, lugar donde se encontraban en el momento del aparente enfrentamiento.

3. La información de inteligencia en relación a Ever Urquina no demostró que registrará antecedentes penales ni tampoco que hubiera estado vinculado algún grupo armado o de delincuencia.

4. A Ever Urquina le cambiaron los zapatos, poniéndole unas botas de caucho y un maletín con un arma, con el fin de camuflar la escena, modus operandi en las ejecuciones extrajudiciales perpetradas por los miembros de la Fuerza Pública.

Este caso es una de las al menos 47 ejecuciones extrajudiciales cometida por el Batallón Magdalena, adscrito a la IX Brigada, entre 2005 y 2008, actualmente investigado por la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía, según lo recoge el reciente informe de Human Rights Watch.

La gravedad y el contexto de los hechos, contrastan con los escasos avances de la justicia después de siete años. La Fiscalía 76 Especializada de Derechos Humanos y DIH señalo a 6 de los 12 militares involucrados, por los delitos de Homicidio Agravado, Desaparición Forzada y a los demás por Abuso de Autoridad. En el mes de Mayo del presente año se adelantó audiencia de imputación de cargos.

Web | + posts