El día 7 de julio de 2015, como todos los días desde el pasado 5 de marzo de 2015, la comunidad hizo presencia en la finca la Emperatriz con el fin de liberarla de las manos de quienes la maltratan, la contaminan y la sobre explotan.

Muy temprano seis comuneros estaban en la finca y a eso de las 8:30 de la mañana fueron testigos de la presencia de seis tractores y 45 miembros del ESMAD, quienes resguardados con una tanqueta bajaron a la tulpa donde se encontraban los seis comuneros. Los ESMAD arremetieron violentamente contra los comuneros, quienes corrieron y en la huida dejaron caer un radio de uso de la guardia indígena, luego se dieron cuenta que el radio estaba en manos de los ESMAD.

Además de los ESMAD, también ingresó la policía nacional quienes realizaron disparos de fusil desde las trincheras organizadas por los ESMAD cerca a la casa de la finca la Emperatriz.

La comunidad cercana al escuchar los disparos se organizó y llegó a reforzar a los comuneros que estaban en la finca, se acercaron a los trabajadores y les pidieron que se retiraran de la finca. Cuando la comunidad se estaba alejando de los trabajadores y la maquinaria observaron tres camionetas negras que transportaban personal armado y quienes hicieron disparos de revolver, guacharaca y pistola, estas personas estaban vestidas de seguridad privada y de civil.

Al escuchar los disparos, la comunidad se replegó en la finca, entonces se dejó escuchar de parte de los ESMAD una amenaza que decía: “ya sabemos quiénes son ustedes, de que vereda son y de que casas salen, en menos de un mes vamos a hacer limpieza”

Entre esos mismos hechos, Al lado del cementerio hubo un incendio de un carro, pero no se supo realmente lo que pasó.

Para las autoridades indígenas de Huellas Caloto y el territorio del norte del Cauca es muy preocupante escuchar el relato de los comuneros porque inmediatamente se nos viene a la memoria la amenaza que se nos hizo antes de la masacre del Nilo el 16 de diciembre de 1991.

De igual manera expresamos nuestra gran preocupación por las expresiones y señalamientos realizados por los representantes de las fuerzas armadas en el consejo de seguridad realizado en Caloto Cuaca, donde estuvieron presentes el comandante de la brigada XIV del ejército, el comandante de policía Cuaca, SIGIN Cauca, el propietario de la finca Canaima, un representante de la finca la emperatriz, el personero y alcalde municipal de Caloto, donde el comandante de policía menciona que en la vivienda de la gobernadora indígena del resguardo de Huellas Caloto se guarda Pentonita. Que pretenden con falsas acusaciones legitimar un operativo, montajes judiciales, detenciones arbitrarias?.

Ante los señalamientos, amenazas y las acciones que vienen adelantando las fuerzas militares, las autoridades indígenas de Huellas responsabilizamos al Gobierno nacional en cabeza del Ministro de defensa, las fuerzas armadas del Estado y los dueños del ingenio INCAUCA por las posibles desapariciones, asesinatos que puedan suceder en el territorio cercano a la finca la Emperatriz, ya que consideramos se está anunciando una masacre.

Hacemos un llamado urgente a las organizaciones defensoras de los derechos humanos en todos los niveles, para que estén atentos a los hechos que vulneran los derechos humanos de las comunidades indígenas.

A los sectores sociales, les motivamos a seguir apoyando las justas luchas que adelantan los pueblos indigenas.

AUTORIDADES INDÍGENAS DE HUELLAS CALOTO

Web | + posts