Nilce de Souza Magalhães, más conocido como ’Nicinha’, madre de tres hijos, abuela de siete nietos, pescadora y militante del MAB, Movimiento de Afectados por Represas, en Rondonia, ha luchado en defensa de la vida, el río y el bosque, ella era una mujer rivereña del río Madeira, en donde luchó para jamás salir.

Ni un minuto de silencio, sino toda una vida de luchas

Nota del Movimiento de Afectados por Represas, MAB, en el caso de la desaparición de Nilce Magalhães Souza, el liderazgo del MAB en Rondonia.

¡Sin justicia, no hay caso cerrado!

Hasta este momento, las investigaciones que vienen a cabo la policía civil no son tan claras, por el contrario presentan numerosas lagunas jurídicas en las indagaciones; situación que se agrava debido a declaraciones erróneas ampliamente difundidas en medios de comunicación, lo que acaba por debilitar a la familia. Esperamos que los hechos de esta desaparición sean debidamente esclarecidos, que se determinen los responsables, así como el paradero de Nilce lo más pronto posible respetando la forma jurídica adecuada.

Nilce de Souza Magalhães, más conocido como ‘Nicinha’, madre de tres hijos, abuela de siete nietos, pescadora y militante del MAB, Movimiento de Afectados por Represas, en Rondonia, ha luchado en defensa de la vida, el río y el bosque, ella era una mujer rivereña del río Madeira, en donde luchó para jamás salir.

Ella “desapareció” el 7 de enero de 2016, después de haber sido visto por última vez en la tienda de lona donde vivía con su marido, Nei, en un campamento con otras familias de los pescadores afectados por la Jirau represa hidroeléctrica, en el lugar llamado “Velha Mutum Paraná “, en el kilómetro 871 de la carretera federal BR 364, en dirección a Porto Velho-Rio Branco.

Nicinha fue vista la última vez, por una compañera del campamento, cuando estaba cocinando y lavando ropa en su choza, a las 12:00 horas del 7 de enero. Algún tiempo después, la misma vecina sintió un olor a quemado y se fue a la choza de Nicinha; la comida se estaba quemando, la lavadora trabajando y Nilce ya no estaba en el lugar.

Las búsquedas por parte de la policía civil comenzaron hasta el 13 de enero, casi una semana después de su desaparición, solamente fue encontrada, por el equipo de bomberos, una pequeña cadena que ella siempre llevaba al cuello, la cadena estaba rota en el suelo, lo que puede indicar que se la llevaron a la fuerza, además, los documentos personales y la cámara también desaparecieron de la residencia, que contenía materiales de denuncias.

Nicinha es conocida en la región por la lucha en el MAB en defensa de las personas afectadas, denunciando violaciones de derechos humanos cometidas por el consorcio responsable por la planta de Jirau – Energía Sustentable de Brasil (ESBR); hija de caucheros que vinieron de la ciudad de Xapuri, (en Acre) para Abunã (en Rondonia), donde vivían hacia más de cincuenta años siendo en los últimos años afectados por Jirau.

En los primeros años de la construcción, el trabajo de los pescadores comenzó a ser seriamente comprometido, haciendo la vida muy difícil para ellos, en 2014 la comunidad también fue golpeada por una gran inundación potenciada por el embalse de la planta que inundó las casas de las familias ribereñas, destruyendo los cultivos, materiales de trabajo, entre otras pertenencias. Los diversos daños causados por la hidroeléctrica obligaron Nicinha a trasladarse, junto con otros pescadores, a “Velha Mutum Paraná” – donde carecen de acceso a agua potable y electricidad – para tratar de seguir sobreviviendo del extractivismo.

En la orilla del río Madeira y BR 364, es donde una vez vivió la comunidad de Mutum Paraná (que fue completamente desalojada para el llenado del embalse de la Hidroeléctrica de Jirau) y es considerada propiedad privada, de manera que los ribereños son tratados como invasores. Nilce hizo varias denuncias en los últimos años, participando en las audiencias y eventos públicos señalando los graves impactos a la actividad pesquera en el río Madeira, así como el incumplimiento de las condiciones de la licencia de la empresa que requiere el consorcio reparar el nivel socioeconómico de las familias de pescadores afectados. El consorcio responsable de la represa hidroeléctrica de Jirau está formado por las empresas: GDF Suez-Tractebel de capital Francés, con 40%, Mitsui de procedencia Japonesa con el 20% y el grupo Eletrobrás con un 40%, Eletrosul y Chesf través de cada uno con el 20% de las acciones.

Suez-Tractebel es considerada una de las empresas más violenta del mundo y en Brasil para el tratamiento de las poblaciones afectadas y el medio ambiente. En 2010 Suez ganó el premio a la peor empresa del mundo por los Premios Ojo Público por la participación en la construcción de la represa hidroeléctrica de Jirau en el río Madeira, el mayor afluente del río Amazonas. El gobierno francés controla el 36% de las acciones transnacionales GDF Suez-Tractebel. Las empresas públicas de grupo Estado Eletrobrás pertenecen al gobierno de Brasil, así como al principal financiador de la obra que es el banco público BNDES.

Además de los graves impactos causados por la represa en Brasil, ésta también afecta al territorio Boliviano, situación que ha sido ignorada en los estudios de impacto socio-ambiental, siento objeto de acción en la OEA (Organización de Estados Americanos). Mientras en el plano de Brasilero, una serie de acciones civiles y numerosas restricciones ambientales son incumplidas.

Nilce hizo varias denuncias en los últimos años, la participación en las audiencias y eventos públicos, señaló los graves impactos a la actividad pesquera en el río Madeira, así como el incumplimiento de las condiciones de la licencia de la empresa que requieren el consorcio para reparar la situación socioeconómica de las familias de pescadores afectados.

Las denuncias llevaron a dos investigaciones civiles públicas que se están llevando a cabo por los fiscales federales y el fiscal de distrito en la no aplicación del Programa de Apoyo a la actividad de pesca y otra de carácter penal, a causa de la manipulación de datos en el seguimiento de los informes de actividades de pesca con el fin de no revelar dichos impactos.

También denunció la existencia de varias áreas de bosques inundados por el embalse de la presa, donde varias especies de árboles nativos han muerto, incluidos los esenciales para la extracción como castaños. Además de la presencia de bosques enterrados ilegalmente, que contaminan el agua y generan la emisión de gases de efecto invernadero.

Nicinha luchaba por el derecho de las familias afectadas por la inundación en Abunã, ella es un liderazgo conocido en la región en la defensa de los derechos humanos. Incluso después de la mesa de negociaciones con el gobierno federal, en diciembre de 2015, en el que Nicinha asistió, que el resultado ha sido una comisión gubernamental amplia para llevar a cabo una encuesta en la región para investigar las denuncias de violaciones de la empresa.

Nicinha lucha por los derechos de las familias afectadas por la inundación de Abunã, es una lideresa reconocida en la región por sus labores en defensa de los derechos humanos, incluso fue después de su participación en una reunión con la hidroeléctrica de Jirau y el gobierno federal en diciembre de 2015, en Brasilia, cuando fue decidido la creación de un comité de agencias federales (como IBAMA y el Ministerio Publico) para realizar, a principios de este año, una encuesta para investigar las denuncias de violaciones de la empresa.

La criminalización de los movimientos sociales es una mancha en la historia del proceso democrático de Brasil, muchos líderes sociales han sido deslegitimados, perseguidos y asesinado, el estado de Rondônia tiene una extensa historia de este tipo de prácticas.

A nivel nacional e internacional necesitamos solidaridad para buscar justicia para la realización de los derechos humanos.

Sin justicia, no hay caso cerrado !Agua para la vida, no para la muerte!
MAB Coordinación / Rondônia

Versión en PDF