hoy se realiza la audiencia preparatoria contra el ex subdirector del extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), José Miguel Narváez, y contra los ex directores de Inteligencia de ese organismo, Giancarlo Auqué de Silvestri y Enrique Alberto Ariza Rivas, los dos últimos se encuentran prófugos de la justicia.

Los ex funcionarios del DAS están siendo procesados por los delitos de tortura psicológica y amenazas contra la periodista Claudia Julieta Duque. Sin embargo, tanto Auqué como Ariza se encuentran en libertad a pesar de existir una orden de captura vigente contra ellos. Frente a esto, las autoridades policiales y el CTI no han hecho los esfuerzos suficientes para hacerla efectiva y la situación riñe con lo absurdo si se tiene en cuenta que uno de los acusados, Auqué, está en disposición de ser capturado y lo ha manifestado a las autoridades. Por su parte, Ariza continúa en Estados Unidos sin que las órdenes de la Fiscalía para expedición de circular roja de la Interpol o las solicitudes de extradición del juzgado, a través de la Cancillería, se hayan hecho efectivas.

Desde que iniciaron los avances en la investigación del caso de la periodista Duque, ella y su abogado han sido víctimas de intimidaciones y seguimientos, los últimos entre enero y marzo de 2015 y sobre los cuales se alertó tanto a autoridades internas como a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Dada la relevancia del caso de Claudia Julieta Duque, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) solicita a las autoridades extremar las medidas para garantizar la seguridad de la periodista, su familia y su abogado.

La FLIP espera que el juicio se lleve con rigurosidad, efectividad y esté rodeado de garantías procesales para todas las partes e intervinientes. Es necesario que las autoridades garanticen la protección de los operadores judiciales y testigos del caso.

Web | + posts