Rueda de Prensa XI Delegación Asturiana de Verificación de DH y 10 años MOVICE

El Movice ha insistido en la continuidad de estructuras criminales del estado, en la necesidad de buscar estrategias realmente efectivas para el desmonte de grupos paramilitares y en la importancia de una Comisión de la Verdad para el esclarecimiento de la responsabilidad estatal en el conflicto armado colombiano para avanzar hacia una paz integral con justicia social.

Las estructuras paramilitares, militares y algunos sectores económicos y políticos han visto en el Movice, sus miembros y en las organizaciones que lo integran una amenaza que devela su participación en crímenes de lesa humanidad.

Por esto, desde su nacimiento, en el año 2005, ha sido objeto de una fuertecampañade estigmatización proveniente delmismo palacio presidencial, contando conla actuación de ministros, órganos de inteligencia y altos funcionarios del gobierno y sus integrantes han sido víctimas de múltiples agresiones, entre las que se destacan amenazas, asesinatos, desaparición forzada, montajes judiciales e interceptaciones, por parte de diversos actores, entre los que sobresalen entidades estatales como el DAS, la policía y el Ejército Nacional.

Este ambiente general de estigmatización y hostigamiento ha producido un altoprocesode revictimización contra las víctimas pertenecientesal Movice. Se sigue desarrollandouna campaña sistemática de eliminación delMovimiento para acallarlas voces y accionesde exigencia de los derechos a verdad, justicia,reparación y garantías de no repetición.

Situación en cifras

Desde nuestro nacimiento, hemos podidorecopilar la ocurrencia de 678 actos derevictimizacióncontra los miembros de la organización. El 100% de los capítulos regionales del Movice han sufrido agresiones en estos 10 años de trabajo, siendo los más vulnerables Sucre, miembros del Movice Nacional, Bogotá, Atlántico, Magdalena Medio y Valle del Cauca. El 25,67% de las agresiones se concentraron en el departamento de Sucre, el 16% en integrantes del Movice nacional, el 10, 17% en Bogotá y el 8, 76% en el Magdalena Medio.

Las modalidades de agresión más frecuentes son los hostigamientos, atentados, seguimientos y amenazas. Estas últimas se han venido incrementando en los últimos meses y representan el 45,72% de los casos de victimización o revictimización de integrantes del Movice.

En los dos últimos gobiernos las agresiones contra el Movice no han disminuido. Durante el periodo comprendido entre septiembre de 2013 a enero de 2015, los integrantes del MOVICE recibieron aproximadamente 84 agresiones, es decir 6 casos reportados cada mes o dicho de otra manera, un caso reportado cada 5 días.
En este periodo se registraron 47 amenazas, de las cuales 16 fueron amenazas directas contra varias organizaciones integrantes del MOVICE en los Departamentos de Valle del Cauca, Magdalena Medio, Sucre, Atlántico, Meta y la Ciudad de Bogotá.
Las amenazas directas a miembros del Movice se presentaron de la siguiente manera: 4 en Magdalena Medio, una en el Caquetá, cuatro en el Valle del Cauca, 12 en el Atlántico, ocho en Caldas y 4 en Nariño.

De estas amenazas, tres incluyeron agresiones físicas o daño a infraestructura en los departamentos de Atlántico, Santander y Sucre; una fue un ataque con ácido en Nariño, cuatro atentados en Sucre, Magdalena Medio, Valle del Cauca y Caldas, tres robos de información a integrantes del MOVICE en la Ciudad de Bogotá, un jaqueo de información, ocho casos de seguimiento e intimidación en Bogotá, Atlántico y Caldas, dos montajes judiciales y tres amenazas colectivas, que se registraron los días 18 de diciembre de 2014, 11 de enero de 2015 y 21 de enero de 2015 principalmente contra defensores y defensoras de DDHH en los Departamentos de Sucre y Atlántico.

Finalmente, se registraron 15 agresiones bajo la modalidad de amenaza directa, generando en varios de los casos, desplazamiento forzado. Los departamentos donde se registraron estos hechos son: Atlántico, Sucre, Tolima, Caldas, Nariño y Valle del Cauca, entre otros. En el mes de febrero se registraron siete amenazas directas más y un atentado contra miembros del Movice en Norte de Santander.
Estas cifras y los hechos ocurridos ayer en el departamento del Meta, donde líder campesino Hebert López, miembro de Fensuagro, organización integrante del Movice, fue desaparecido y posteriormente asesinado, así como lo ocurrido con el líder Carlos Alberto Pedraza, también desaparecido y asesinado el pasado mes de enero, demuestran que los crímenes de Estado no cesan en Colombia.

MOVIMIENTO NACIONAL DE VÍCTIMAS DE CRÍMENES DE ESTADO (MOVICE)

Web | + posts