La marcha de los pensionados entre Cali y Bogotá, que concluyo ayer en la Plaza de Bolívar, deja una luz encendida que seguirá alumbrando el camino de la reivindicación social de una población de tercera edad, y de tercera clase, a juzgar por el tratamiento que en Colombia se le da a la venerable vejez.

Aupado tras la bandera de la paz, el presidente Santos le saca el cuerpo a su compromiso con los pensionados a los que engañó, al menos hasta el momento, con la promesa de apoyar el proyecto de ley que les reduce del 12 al 4 por ciento su aporte a salud, obligándolos a asumir la cotización del empleador, como si, por el hecho de pensionarse, pasarán a ser patronos de sí mismos.

Pero la audiencia va creciendo. Ya no son solo unos cuantos quijotes que desde las redes sociales parecieran haber encontrado el pasatiempo de plañir sobre su suerte, como en alguna ocasión les recriminó el ex famoso conductor de La Luciérnaga, Hernán Peláez.

Sobre la marcha que concluye hoy se dio la carta de los parlamentarios de la Alianza Verde y el Polo, pidiéndole al presidente de la Cámara que pusiera en lista para segundo debate en plenaria ese proyecto de ley, el 183, que Santos prometió apoyar y lo que hizo fue lanzar a sus ministros de Hacienda y Trabajo a frenarlo en su trámite legislativo.

Los aguerridos marchantes pergeñaron por ahí algunos ecos a sus reclamos que hoy se convierten en importantes voces como la del senador Robledo que dice en la página oficial del Congreso:
… “Si los pensionados no se movilizan irán perdiendo todos sus derechos más temprano que tarde” e insistió en que “Santos debe cumplirles con la reducción de la cotización a salud y no debe aplicar las imposiciones de la OCDE que atentan contra los derechos de quienes han trabajado toda una vida para gozar de una pensión”.

Otra voz que se suma a la causa es la del representante conservador por Antioquia, Nicolás Albeiro Echeverri quien dice:
… “Yo creo que tenemos que ser coherentes con la constitución y la ley, y no debemos permitir que persista la injusticia que cualquier trabajador colombiano esté cotizando para salud el 4 % y los pensionados tengan que cotizar el 12%. ¿Por qué esa desigualdad? Es necesario que quede unificado el régimen para que los pensionados coticen en igualdad de condiciones a los trabajadores” y anota que la incoherencia es mayor si se recuerda que la reforma tributaria de 2012 exoneró a los empleadores de pagar el 8 % de la cotización en salud.

A la marcha de los pensionados se sucederán en los próximos días otras manifestaciones políticas, académicas y sociales porque esto ha cogido vuelo y es sabiduría popular que cuando los mansos se indignan son respetables sus hazañas e impredecibles sus reacciones.

Entre los actos académicos que se suceden en el mismo sentido de la reivindicación está el foro denominado de “Dignidad Pensional” a instalarse hoy jueves 18, en el teatro Lido de Medellín, en donde el tema central es el presidente Santos y su soterrada reforma pensional que ha mandado a agitar a través de la OCDE en los medios adictos a su mermelada.

Una vez Machado ha revivido la historia: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

Web | + posts