2-Hacer un “lavado de imagen” tanto nacional pero sobretodo internacional, para continuar ofreciendo y vendiendo nuestro país al mejor postor; sin ningún tipo de límites o restricciones, para que acaben con nuestros recursos y por tanto, con el pueblo colombiano.

3-Crear un “hecho”, no de derecho, que repercuta en la opinión pública, con la ayuda de los medios de comunicación, para que se ponga en entredicho el papel relevante e importante que cumple el movimiento de derechos humanos, social y popular, en la defensa de los derechos humanos, con repercusiones internacionales, que han afectado al Estado colombiano, y por ende a instancias y “personalidades” diversas, que buscan excusas para desprestigiar, señalar y estigmatizar dicha postura ética y política, poniendo en riesgo a defensora/es, líderes/as, víctimas, sectores sociales, en fin, como ya lo hemos visto.

Nos preocupan enormemente las demás acciones de hecho, de derecho y políticas que se puedan gestar alrededor de una peligrosa excusa como la que maquinaron alrededor de un hecho real de barbarie y que ahora se pretende desconocer con lo que gira alrededor de este “escándalo mediático”, como lo es la masacre de Mapiripán. ¿Qué hay detrás de todo esto? ¿Con qué otras intenciones o motivaciones se da tal esperpento? ¿Qué pasará entonces con los demás crímenes de lesa humanidad que se han perpetrado y se siguen perpetrando en Colombia? ¿Qué pasará con la responsabilidad del Estado en estos hechos? ¿Con las víctimas? ¿Con la nación?

NOS SOLIDARIZAMOS CON LAS VÍCTIMAS DE ESTE PAÍS Y ENTRE ELLAS CON LOS COMPAÑERO/AS DEL COLECTIVO DE ABOGADOS JOSÉ ALVEAR RESTREPO, PARA QUIENES VA TODO NUESTRO APOYO, RESPALDO Y RESPETO POR SU PERSISTENCIA Y VALENTÍA EN ESTA APUESTA POR LA VIDA Y LA DIGNIDAD HUMANA DE LOS Y LAS COLOMBIANAS.

“El que no conoce la verdad es simplemente un ignorante. Pero el que la conoce y la llama mentira, ¡ese es un criminal!…” Bertolt Brecht

Web | + posts