El 28 de octubre próximo se decidirá la medida de aseguramiento   

La defensora está privada de la libertad por montaje judicial que pretendió justificar este atentado 

Este 29 de septiembre culminó la audiencia de imputación de cargos contra los soldados Victor Manuel Menco Consuegra, Carlos Arturo Ibañez Fonseca y Andrés Felipe Lopera Martínez, pertenecientes a la Fuerza de Tarea Quirón adscrita a la Octava División del Ejército, por el atentado cometido el 19 de septiembre de 2019, donde fue gravemente herida la defensora de derechos humanos Yolanda González García, secretaria departamental de Arauca, del partido Alianza Social Indígena –ASI. En los mismos hechos murió asesinado su escolta Ezequiel Méndez Rivero  

La Fiscalía 49 Especializada de la Unidad de Derechos Humanos imputó a los tres soldados los cargos de homicidio y tentativa de homicidio con base en la investigación que demuestra que el ejército tenía un retén militar en la vía por donde se desplazaba la defensora, y desde el cual los soldados dispararon al menos  27 veces contra el vehículo ocasionándole la muerte al escolta y heridas de gravedad a Yolanda González.  

El día del atentado cuando se trasladaba de Pamplona, Norte de Santander a Saravena Arauca, en el vehículo asignado por la Unidad Nacional de protección -UNP, Yolanda fue detenida en este retén militar en el sitio denominado Alto de la Virgen, y pese a que ella y su escolta Ezequiel Méndez atendieron la orden de parar, los militares les insistieron a gritos que se bajaran del carro. 

Cuando Yolanda descendió del vehículo levantó las manos en señal de no hostilidad, a pesar de lo cual fue abaleada hasta perder el conocimiento. Simultáneamente, los otros militares dispararon al vehículo donde estaba el escolta quien murió de manera instantánea. Antes del atentado, la dirigente ya había sido hostigada por miembros de inteligencia militar que la acusaron falsamente de ser integrante de las disidencias de Farc. 

En la audiencia de imputación, ninguno de los soldados aceptó los cargos por lo cual se prosiguió con la audiencia de solicitud de medida de aseguramiento. La Fiscalía sustentó la solicitud de la misma en que los soldados actuaron de forma intencional, y en que ocasionaron un daño grave a personas civiles, que no participan del conflicto armado, por lo cual los considera un peligro para la comunidad. La audiencia continuará el próximo 28 de octubre, cuando se decidirá la medida de aseguramiento. 

Paralelamente a este caso, y en un hecho insólito que demuestra la persecución constante de la que ha sido víctima la defensora, el 4 de junio de 2020, fue capturada por la Fiscalía como producto de un grave montaje judicial en su contra. En este montaje hay al menos dos testigos comprados, uno sin identificar y graves irregularidades en las declaraciones rendidas. 

El proceso contra la defensora se originó en un comunicado emitido por la Fuerza de Tarea Quirón, Octava División, emitió un comunicado en el que señala que “se desarrolló una operación de control territorial en zona rural del municipio de Toledo, Norte de Santander, tras la solicitud y alerta generada por la Policía Nacional sobre el posible secuestro de un comerciante y el hurto de una camioneta realizada entre los municipios de Pamplona y Saravena”. 

La existencia del señalado secuestro no ha sido probada ante la justicia y, por el contrario, en este proceso ha ido quedando en claro que Yolanda no solo fue víctima de un atentado sino de un entrampamiento en que involucraron a dos de sus familiares para simular el secuestro y tratar de crear la ficción de un enfrentamiento con el Ejército. 

En la actualidad se encuentra detenida producto de este montaje judicial por falsas imputaciones en su contra, y su situación ha sido denunciada por organizaciones defensoras de derechos humanos y por la Oficina de las Naciones Unidas.