Los cambios en la situación internacional recientes, en medio de la crisis cíclica, estructural e internacional del Capitalismo constituyen un asunto de cardinal interés para las organizaciones sindicales afiliadas a la FSM-Colombia. Teniendo en cuenta que dicha crisis se amplia y profundiza, descargando sus efectos destructivos sobre los trabajadores y las masas populares, con más impuestos, para favorecer al gran capital financiero parasitario. Aparte de la cuestión tributaria, se mantiene unos bajos salarios, queriéndose eliminar el salario mínimo, aunque ya en la práctica se ha impuesto remuneraciones por debajo de éste, en el proceso productivo industrial y agrario, comercial, de servicios y entidades del estado.

La contratación laboral es cada vez más precaria y flexibilizada, extendiéndose a amplios sectores populares, sin prestaciones, ni seguridad social; cada vez se destruye más el aparato productivo e industrial, se agudiza el abandono a los campesinos en su defensa de la soberanía alimentaria sin ningún apoyo económico, ni técnico, ni de asesoría, en una política de destrucción de la producción nacional para darle curso a la importación de alimentos en masa y de productos fabriles elaborados y así maximizar las ganancias y la acumulación capitalista nacional e internacional.

A medida que se recrudece y amplía la inversión internacional y el despojo imperialista, la política de las potencias capitalistas se tornan más agresivas; sea que se lleve a cabo por la vía de las imposiciones económicas o militares o a través de presiones “diplomáticas”. En Oriente Medio, América Latina y el corredor fronterizo con la Ex Unión Soviética, se concentran las principales fuerzas terroristas del imperialismo, conformadas por tropas de ocupación y asalto, tanto estatales, como paraestatales, un ejemplo, los mercenarios de Al Qaeda o el “Estado islámico, paramilitares.

La ofensiva del gran capital nacional e imperialista para resolver la crisis que los invade, es la alternativa de la guerra, combinando todas las formas de violencia tanto económica, de confrontación bélica, diplomática y por lo tanto, es declarada a muchos países, organizaciones y pueblos del mundo como ha venido aconteciendo en Ucrania, Libia, Palestina, Afganistán, Siria, Irán, Venezuela, Colombia, Cuba y Rusia, para solo citar unos cuantos, chantajeando con sanciones económicas y de sabotaje a los mercados, sanciones financieras, de divisas y propiciando el caos y la desinformación, etc. Esta criminal política imperialista ha conducido al rechazo y a cierto aislamiento, particularmente del gobierno yanqui e Israelí y trata de corregir algunos entuertos, estableciendo relaciones limitadas con la Isla de la Libertad-Cuba, pero a la vez adelanta nuevas guerras imperialistas, para mantener su papel en un mundo unipolar, a través de OTAN, frente a un mundo multipolar, que se organiza y se enfrenta a las potencias occidentales como es la BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y los países no alineados, liderados por la República Bolivariana de Venezuela.

El estado Colombiano ha declarado la ilegalidad y reprimido las huelgas Obreras, campesinas, de servicios y de empleados estatales, quienes se oponen a la brutalidad del régimen, a la explotación y despojo de las riquezas naturales en el marco de la aplicación de los Coloniales TLC, destruyendo la cultura ancestral, la agricultura, el aparato industrial, contaminando y secando las fuentes de agua, destruyendo la naturaleza y el medio ambiente, lo que ha generado el desplazamiento, amenaza y muerte de pobladores, líderes y activistas sindicales, populares y sociales, por parte de la fuerza pública, de fuerzas paraestatales de extrema derecha, con el apoyo y financiamiento de varias transnacionales que han sido denunciadas.

La crisis de la salud para los trabajadores y sectores populares es cada vez más costosa y de baja calidad, en la cual no se diagnostica la enfermedad en la mayoría de las consultas, ni se suministran medicamentos preventivos y curativos, sino calmantes o analgésicos que agravan la enfermedad de los pacientes y lo que menos les importa a las EPS e IPS privadas, es atender y mejorar la calidad de la atención médica de quienes aportamos, ya que se disminuyen sus ganancias. La educación padece los mismos síntomas, deteriorándose más su calidad, pues a los estudiantes no se les enseñan ciencias sociales, historia, geografía, etc., sino la tecnocracia para que sirvan de esclavos en las industrias, maquilas, entidades, minas, servicios, agricultura, entre otros. Así mismo se impone la subcontratación de mano de obra precarizada; un pueblo ignorante es un pueblo dócil de manejar a su antojo.

La crisis del petróleo, del carbón y otros minerales, por los bajos precios y la explotación del petróleo por el sistema “Fracking” (fracturación hidráulica), en varios Países, tienen como finalidad crear una situación inmanejable en los Países Petroleros y derrumbar gobiernos democráticos del Alba, Unasur y la Celac, que resisten las imposiciones imperialistas, más acentuadas en algunos de ellos como Venezuela, Ecuador, Irán y Rusia, pero a la vez esta medida se viene contra los pueblos de los Países imperialistas como en EE.UU., donde han perdido o van a perder el empleo, un cuarto de millón de trabajadores. El Gobierno Colombiano diseño su presupuesto 2015, en base a los recursos financieros del petróleo, con los precios de mitad del año pasado y ahora enfrenta un déficit de 12 billones de pesos y según las declaraciones y ordenes de los organismos de dominación imperialista (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) “OCDE” y el lacayo y sumiso Gobierno Nacional, ese faltante será descargado sobre los trabajadores activos y pensionados, aumentando la edad de pensión, igualando la edad entre hombres y mujeres, gravando con impuestos las pensiones, aumentando el IVA y extendiéndolo a otros productos de la canasta familiar, e imponiendo gravámenes a los salarios, entre otras medidas oligárquicas, encaminadas a pagar hasta el último centavo de la impagable deuda externa, de 98 mil millones de dólares. El nefasto régimen colombiano compra y prepara los tanques y aviones de guerra contra el pueblo colombiano y latinoamericano, que resistirá esta ofensiva del gran capital nacional e imperialista. Pese a la baja de los precios del petróleo, la gasolina en Colombia se mantiene un 50 % más cara que en EE.UU.

La Federación Sindical Mundial FSM-Colombia, se solidariza con los pueblos agredidos por la voracidad imperialista en general y en particular con el pueblo y Gobierno Bolivariano de Venezuela que es ofendido por a injerencia imperialista de sabotaje y a través de dinosaurios expresidentes fascistas.

Esta ofensa también va dirigida contra los demás pueblos del Alba, con el pueblo Palestino, con el gobierno Argentino, con el pueblo Brasileño, con el pueblo Puertorriqueño, contra la lucha del pueblo y la clase obrera Griega, el cual ha sido vil mente agredido por la troika imperialista. Así mismo, hace un llamado a los trabajadores y al pueblo colombiano a enfrentar unidos y movilizados como un solo hombre o mujer, las medidas económicas, sociales y de represión anunciadas por el régimen oligárquico colombiano que entre más se habla de Paz más se arman para la guerra e instala bases militares Yankees en Colombia; por la Integración de nuestra América, a apoyar con movilización la salida política y negociada del conflicto social y armado que padece nuestro País por más de 50 años, que se discute en la Habana entre el Gobierno y las FARC-EP, hacia una nueva Colombia en Paz con justicia social, democrática, soberana, independiente e incluyente, impulsando la Asamblea Nacional Constituyente, las constituyentes temáticas y sectoriales, el cese el fuego bilateral, la participación en las movilizaciones del 9 de Abril, el 1° mayo, contra la guerra, el militarismo y el fascismo que quieren imponer los sectores ultraderechistas encabezados por Uribe Vélez y el Imperialismo, en solidaridad con los trabajadores que enfrentan conflictos como Pacifi Rubiales, Drummond, Glencore, Gecolsa, Anglo Gold Ashanti (la kedahda), las transnacionales financieras, entre otros monopolios Nacionales e imperialistas y el repudio al nefasto papel que ha jugado el ministerio del trabajo en favor del gran capital contra los trabajadores en conflicto, así como las posiciones patronales asumidas por los cooptados y traidores del movimiento sindical unidos al Uribismo, para favorecer los intereses de Pacifi Rubiales, contra la USO y otras organizaciones sindicales luchadoras. Movilizarnos para exigir la libertad de los presos políticos, sindicales y populares, en cabeza de nuestro entrañable dirigente campesino y popular Hubert Ballesteros G.

FEDERACION SINDICAL MUNDIAL y LAS 33 ORGANIZACIONES SINDICALES PARTICIPANTES EN EL PLENARIO SINDICAL NACIONAL; BOGOTÁ 6 Y 7 DE FEBRERO DE 2015.