Cerrejón: ojalá un día te vayas de aquí

“Mi casa quedaba justo allí, donde está el cruce para los carros y el ferrocarril del tren, era de barro, también tenía una fresca enramada y un corral con muchos chivos, vivía con mis hijos y mi mujer…vivíamos bien. Un día llegaron unos alijunas ofreciendo una...