“Mi sueño es que esta impunidad se acabe, la verdad yo ya la sé, pero que yo escuche de labios de los asesinos de mi hermano y de tanta gente que desapareció ahí en el Quindío, que ellos confiesen que si fueron ellos, qué le hicieron y que pidan disculpas. Que el nombre de mi hermano quede en limpio”   Heroina Galeano. 

La señora Heroína Galeano y familiares víctimas por la desaparición forzada de Isaac Galeano, exigen al Estado colombiano garantizar la entrega digna de los restos óseos de su hermano, quien lleva desaparecido más de 20 años. 

Hace más de veinte años, el 7 de diciembre de 2000, Isaac Galeano Arango, campesino de 42 años de edad, oriundo de Calarcá, Quindío fue visto por última vez por sus familiares y amigos por el sector de la vereda Quebrada Negra de ese municipio, mientras era transportado por integrantes de la SIJIN de la Policía en una camioneta blanca, amarrado de sus manos y sin camisa. 

Desde ese momento comenzó la persistente labor de sus familiares en búsqueda del señor Galeano. La señora Rosa Arango (q.e.p.d), madre de la víctima, acudió a la Fiscalía, la Procuraduría y la Defensoría para denunciar la desaparición de su hijo. La señora Rosa falleció sin tener respuesta sobre su destino y sin poder realizar un duelo.  La señora Heroína Galeano, hermana de Isaac, continuó en la exigencia de justicia y respuestas de las autoridades e incluso acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH-. 

Veinte años después, el 09 de octubre de 2020, la Fiscalía confirmó que los restos del señor Isaac Galeano fueron hallados en el cementerio de La Victoria, Valle. Sus familiares sólo tuvieron conocimiento de este hallazgo el pasado 5 de febrero de 2021 a través de un correo electrónico enviado al Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo -Cajar- que les representa en el proceso penal. 

Desde ese momento, las víctimas han solicitado al Estado se les garantice una entrega digna de los restos de  Isaac mediante la radicación de múltiples derechos de petición, dirigidos a la Fiscalía, el Grupo interno de trabajo de búsqueda, identificación y entrega de personas desaparecidas -Grube- a la Unidad Administrativa Especial para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas -Uariv-, requiriendo a estas entidades garantizar el cumplimiento de los protocolos interinstitucionales en relación a los derechos de las víctimas.

En perjuicio de estos derechos, las tres entidades se negaron a asumir los costos funerarios, de transporte y demás que se desprenden de la entrega digna, sin permitir la participación de las víctimas en la coordinación del acto, desconociendo sus necesidades y omitiendo sus peticiones, en un abierto desacato a las obligaciones del Estado colombiano frente al delito de desaparición forzada, y a la sentencia del Consejo de Estado. 

Por si fuera poco, las autoridades modificaron unilateralmente y sin motivación la fecha inicial de entrega, alargando la espera de más de veinte años de los familiares de la víctima en un claro acto de inhumanidad e incumplimiento de sus funciones. Por esta razón, las víctimas interpusieron acción de tutela para que un juez constitucional ampare sus derechos a la dignidad humana, la igualdad y no discriminación, el acceso efectivo a la justicia, a la verdad y la reparación. Esta acción constitucional se encuentra en curso ante el Tribunal Superior de Bogotá. 

Debido a la insistencia de las víctimas, a última hora, la Uariv acogió los argumentos de la organización y accedió a garantizar la gratuidad durante todo el proceso de entrega digna de los restos óseos. Es así como el acto de entrega de restos óseos del señor Galeano a sus familiares se realizará este viernes 16 y sábado 17 de abril en la ciudad de Calarcá, departamento del Quindío, en un acto destinado también a conmemorar al conjunto de las víctimas de crímenes de Estado que ha ocasionado la larga impunidad en el país.  

 

Si bien el camino de búsqueda ha cesado para las víctimas, la exigencia de justicia continúa. Actualmente, la investigación penal se encuentra en etapa preliminar, a pesar de la evidencia  sobre la ocurrencia de la desaparición forzada.   

A nivel disciplinario, el 5 de septiembre de 2004, la Procuraduría Delegada Disciplinaria para la Defensa de los Derechos Humanos sancionó  al Mayor Hugo Javier Agudelo Sanabria, al Teniente Oscar Javier García, los señores Diego Hernández Londoño, Pedro José Barreto Padreros y Rodibelson Díaz Hernández, integrantes de la SIJIN – Policía Nacional al establecer su responsabilidad en la desaparición forzada de Isaac Galeano Arango, pero posteriormente esta decisión fue revocada en segunda instancia. 

También el Consejo de Estado conoció el caso y mediante sentencia del 10 de mayo de 2018, en el marco de una acción de reparación directa interpuesta por las víctimas, declaró   responsable a la Nación y Ministerio de Defensa – Policía Nacional por este crimen. Adicionalmente, este alto Tribunal, consideró que los hechos que rodearon la desaparición forzada de la víctima se enmarcaron en el contexto y con ocasión directa e indirecta del conflicto armado interno, ordenando una serie de medidas de reparación y satisfacción a favor de las víctimas. Fallo que a la fecha, se encuentra en  absoluto desacato y ninguna de las medidas ordenadas ha sido cumplida por las entidades llamadas a responder. 

+ posts