Amenazas por parte de las autodefensas Gaitanistas de Colombia a diferentes organizaciones de derechos humanos y sindicalistas a nivel nacional.

El grupo paramilitar señala en la amenaza que esta nueva acción obedece a una estrategia nacional, de amedrantar a través de las amenazas, pero también de asesinar a los líderes del movimiento social en Colombia y de generar acciones intimidatorias en diferentes regiones del país

Las organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos de la región, abajo firmantes, denunciamos ante la comunidad nacional e internacional las nuevas amenazas de las que hemos sido objeto. Estas se han venido presentando de manera constante y reiterada, señalando y estigmatizando la labor de los defensores de los derechos humanos, de las organizaciones sindicales y en general del movimiento social. La última amenaza es firmada por un grupo paramilitar que se autodenomina movimiento Gaitanista de Colombia y hace presencia en la zona del Valle del Cauca y Cauca. Las amenazas, actuales y pasadas, se han denunciado ante las autoridades competentes sin que hasta el momento se hallen los responsables de las mismas.

Hechos:

El día 13 de octubre del año en curso, siendo aproximadamente las 10 de la mañana llegó al celular de la secretaria técnica del movimiento de crímenes de Estado, MOVICE, capitulo Valle del Cauca, MARTHA GIRALDO, un mensaje de texto en el que la amenazan junto con otros integrantes del movimiento social, sindical sindicales y derechos humanos de la región.

En el texto enviado por el grupo paramilitar, se amenaza también a las siguientes personas: Walter Agredo, Rodrigo Vargas, Hernán Arciniegas, Wilson Sáenz, Julián Lozano, José Milciades Sánchez, Martha Giraldo, Ariel Díaz, Edison Méndez, Carlos Murcia, Ismael Hurtado, Henry Domínguez, Jorge Iván Vélez, Albert Quintero, Antonio Gutiérrez, Diego Escobar, Ismael Hurtado, Antonio Gutiérrez, Yelby Ramírez, Jorge Iván Vélez, José Alfredo Ramírez, de igual forma hace referencia a organizaciones sociales y sindicales tales como: Congreso de los Pueblos, SINTRAEMCALI, Mesa social por la paz, CGT, CUT Valle, al partido comunista PC, Universidad del Valle, SINTRAMUNICIPIO Yumbo y el comité permanente por la defensa de los derechos humanos.

Señalamos que la nueva amenaza se constituye en el reiterado ataque al movimiento social, sindical y defensores de derechos humanos de la región que le apuestan a la paz con justicia social, trabajan por el respeto y garantía de los derechos laborales, políticos y de las víctimas de crímenes de Estado en el Valle del Cauca.

El grupo paramilitar señala en la amenaza que esta nueva acción obedece a una estrategia nacional, de amedrantar a través de las amenazas, pero también de asesinar a los líderes del movimiento social en Colombia y de generar acciones intimidatorias en diferentes regiones del país. Recordemos que entre los meses de Julio a Septiembre del año 2016, según el programa SOMOS DEFENSORES, se han registrado 63 hechos de agresión contra defensores de derechos humanos a nivel nacional que ponen en riesgo sus vidas y se constituyen en verdaderos obstáculo para legítima y legal labor de defensa los derechos humanos.

De los 63 hechos registrados, 38 han sido amenazas, 19 han sido asesinatos, 5 atentados y un hurto de información, aumentando estas agresiones en el marco de la firma del acuerdo final de los diálogos de la Habana entre el gobierno colombiano y las FARC el pasado 16 de septiembre del año en curso.

De estos asesinatos señalamos que en la región del suroccidente se han presentado 6, los cuales le costaron la vida a: Maricela Tombe, William Alexander Oimé Alarcón, james Balanta, Víctor Andrés Flórez, Johan Alexis Vargas, Adrián Quintero, Samuel Caicedo Portocarrero, Evaristo Dagua troches, Camilo Roberto Taicus Bisbicus, Diego Alfredo Chiscus Nastacuas, Joel Meneses Meneses, Neroe Meneses Guzmán, Luciano Pascal García, Cecilia Coicue, entre otros.

En el mensaje amenazante se expresa lo siguiente:

“comunicado las autodefensas Gaitanistas de Colombia AGC en pro de la reconciliación de la patria colombiana no estamos de acuerdo con las diferentes organizaciones de derechos humanos y sindicalistas a nivel nacional quienes a su vez son milicianos de las FARC y el ELN que han venido generando sosobra al pueblo colombiano e intimidándolo al no estar de acuerdo con esa falsa paz que quieren implementar por lo tanto les hemos impartido las ordenes a todos nuestros que tenemos en todos los departamentos y municipios de exterminar a todos eso milicianos de las FARC ELN que se camuflan en todas las organizaciones y todas las organizaciones y todas esas ratas hpts alcahuetas q los apoyan realizando tomas y marchas en los diferentes dptos. Y mcpios a nivel nal SINTRAEMCALI CONGRESO DE LOS PUEBLOS MESA SOCIAL POR LA PAZ CGTCUTVALLE SINTRAMUNICIPIO YUMBO COMITÉ DERECHOS HUMANOS ENTRE OTRAS ESCORIAS UDS MAS JOSE MILCIADES SANCHEZ DIEGO ESCOBAR ISMAEL HURTADO ANTONIO GUTIERRES MARTA GIRALDO YELBY RAMIREZ CARLOS MURCIA HERNAN ARCINIEGAS JORGE IVAN VELEZ EDINSON MENDEZ JULIAN LOZANO JOSE ALFREDO RODRIGUEZ ARIEL DIAY WALTER AGREDO WILSON SAENZ ENTRE OTROS MAS

POR UNA COLOMBIA MADRE Y PATRIA PARA TODOS ESTADO MAYOR AUTODEFENSAS DE COLOMBIA O AGC PRESENTE”

Antecedentes:

El paramilitarismo en la región, al igual que en todo el país, ha tenido como estrategia llamarse de diferentes maneras: águilas negras, rastrojos, la empresa, autodefensas unidas del valle, machos, urabeños, nuevos urabeños, entre otros. La reestructuración o reingeniería del paramilitarismo entonces les ha permitido copar distintos sectores de las grandes ciudades del país, el Valle del Cauca no fue ajeno a esta situación y estos se disputaron a sangre y fuego los barrios, las plazas de mercado, desatando una guerra por el control del tráfico de drogas, extorsionando y asesinando y haciéndose parte de la cotidianidad de nuestras vidas.

Para las organizaciones de derechos humanos de la región es preocupante esta situación, más aún cuando la presencia de los grupos paramilitares en la ciudad de Santiago de Cali, se fortalece y hacen de esta una de las ciudades más violentas del país. Es claro para nosotros la presencia de las estructuras de los paramilitares en la ciudad, los cuales se vienen disputando el control del microtráfico de las drogas en los barrios, las extorsiones en las plazas de mercado y otras actividades, que nos llevan a plantear que Santiago de Cali, como muchas otras ciudades del país, es controlada por el paramilitarismo.

Las organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos en el Valle del Cauca en los años 90s advirtieron del avance del paramilitarismo en la región, cuando supuestamente se desmoviliza el bloque Calima y Pacífico de las AUC, estas mismas organizaciones advirtieron que tal desmovilización no era real y que estos aun hacían presencia en varias comunidades, las cuales vivían amedrantadas y temerosas por su presencia.

Al Estado Colombiano, en cabeza del presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón:

• Que se desarrollen todas las acciones tendientes a proteger la vida de las personas amenazadas y dar trámite ante las instancias que sea necesario para iniciar las investigaciones y que estas den resultados concretos sobre los responsables de dichas amenazas.
• Que el Estado Colombiano reconozca la continuidad del paramilitarismo en nuestro país, de igual forma, que lo enfrente de manera contundente con mecanismos que lleven al desmonte real de sus estructuras y de sus financiadores.
• Que a los Defensores de Derechos Humanos amenazados se les respeten sus derechos fundamentales contenidos en la Constitución Política de Colombia primordialmente el derecho a la vida y las garantías para el ejercicio de la defensa de los derechos humanos.
• Que en el marco de los diálogos adelantados por el Estado colombiano con la insurgencia colombiana se establezcan las garantías para el ejercicio real de la participación política, al igual que la defensa de los Derechos Humanos, este ejercicio como garantía de una paz duradera.

A la comunidad internacional

Solicitamos mantener un escenario de interlocución con el Estado colombiano, en el cual se le haga seguimiento a la situación de riesgo en que se encuentra el movimiento social, sindical y de derechos humanos en Colombia ante las amenazas de los diferentes grupos paramilitares que existen en el país.

De igual forma a que le exijan al Estado Colombiano que muestre voluntad política para desmontar el paramilitarismo en Colombia como un requisito de la paz duradera.

Ver documento completo:

Más artículos de Sintraunicol

Más artículos de Sintraemcali

Más artículos de NOMADESC

Más artículos de Movice

Más artículos de Minga Social y Comunitaria

Más artículos de Cordinación Colombia Europa Estados Unidos

Más artículos de Congreso de los Pueblos

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035