EL RECORRIDO DE LA MUERTE...
(Colombia) (CCajar)

Miércoles 6 de diciembre de 2006, por Prensa - Colectivo

“Dicen que aquí ya han encontrado 16 fosas con muertos, y que hay 600 personas más que fueron asesinadas. Ahora Usted si me entiende porque es que se siente tanta angustia, tanta tristeza cuando se conoce este lugar?”

“Dicen que aquí ya han encontrado 16 fosas con muertos, y que hay 600 personas más que fueron asesinadas. Ahora Usted si me entiende porque es que se siente tanta angustia, tanta tristeza cuando se conoce este lugar?”

Efectivamente, los aproximadamente 20 minutos que distan de San Onofre a la hacienda El Palmar, se recorren con escalofríos de solo pensar en lo que sintieron los cientos de víctimas que atravesaron el camino, que los conducía a su muerte, solo porque “si era gordo lo mataban, si no lo eras también, era simplemente el hecho de caerle mal”.

Hacen referencia a Rodrigo Pelufo alias “Cadena” el jefe paramilitar de la región, que hoy día, y a pesar de supuestamente haberse desmovilizado, no se sabe dónde esta. Algunos dicen que se encuentra en Sincelejo y que “se mando operar la cara, pa’ que no lo reconozcan”.

Son aproximadamente 2.500 héctareas de tierra, en las cuales, al lado izquierdo se encuentra un árbol de Caucho enorme que guarda entre su tronco las huellas de lo que se vivió durante más de ocho años en ese lugar, representadas hoy día en marcas de los disparos realizados por los paramilitares que usaban el macizo para ultimar sus víctimas.

En diagonal se encuentran las instalaciones de la hacienda, donde luego de subir aproximadamente 18 escaleras en forma de caracol, se llega al segundo piso, en el que se destacan dos cuartos, hoy día totalmente abandonados. El primero es el que las personas que dejaron salir de allí, para que contaran las atrocidades que se cometían, han dado en llamar “el cuarto de la última lágrima”, sitio en el cual vivieron los peores vejámenes que se pudiese imaginar. Allí eran llevados para ser torturados antes de la muerte.

El otro cuarto corresponde al de “Cadena” ante quien comparecían sus víctimas, luego de lo cual eran ejecutados o dispuestos a interrogatorio. En algunas ocasiones era él mismo quien los asesinaba a sangre fría, cuentan campesinos de la zona.

Al otro lado de estas instalaciones se encuentran las caballerizas, donde eran enterrados quienes no pasaban la prueba o a quienes se quería castigar cualquiera fuera el motivo. Algunas personas cuentan que se salvaron “solo me pusieron a recoger la cosecha que había, luego me soltaron para dar testimonio de lo que allí sucedía”.

El dolor es enorme, se escuchan lejanos ecos de auxilio, la imaginación juega malas pasadas. Se observan por lo menos tres fosas comunes. Al parecer se han encontrado hasta el momento 16 en el lugar. La gente dice que faltan muchas más. Se habla de 600 los asesinados allí, porque en total en toda la zona se dicen que son más de dos mil en esos 8 años.

En cada fosa, comentan, encontraron más de dos personas descuartizadas y enterradas. La verdad es que la longitud de las mismas no da para pensar que fueron enterradas completas. El silencio persigue la memoria de los que allí quedaron.

Al salir queda atrás el lago donde lanzaban a sus víctimas, para que fueran “tragados” por los caimanes que allí se encontraban o para de alguna manera, los animales terminaran el trabajo que los victimarios habían iniciado.

El terror que imperó durante estos años en la zona, impidió que antes se conociera este lugar. Aún así, los habitantes de San Onofre, fieles testigos de lo que allí ocurría, al amanecer del día de la audiencia convocada por el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado y la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República, paciente y silenciosamente guardaban la esperanza de ser escuchados.

No obstante, de los 10 congresistas que hacen parte de la Comisión, solo llegó uno, Alexander López y como siempre uno solidario, Wilson Borja, luego de tres horas de retraso, dizque porque el avión que los trasladaba de Bogotá al sitio se averió. Esa es la responsabilidad de los congresistas que conforman dicha Comisión.

Tres días después de realizada la audiencia, la opinión pública se debate entre las mentiras de los congresistas y políticos de la región, que exculpan sus responsabilidades y la tristeza que experimentan cuando se preguntan ¿cómo pudo suceder todo esto, sin que nos diéramos cuenta?

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035