GASTO E INVERSIÓN MILITAR EN COLOMBIA MUCHO MÁS DE LO QUE SE MUESTRA
Colombia) (Autor: Red Juvenil)

Miércoles 8 de octubre de 2008, por Prensa - Colectivo

Constantemente queremos hacer visible del panorama del presupuesto nacional, que el gasto militar es mucho más de lo que se muestra. No es sólo la plata que se da año tras año al ministerio de defensa y que suma desde el 2002 hasta el 2008 por cada año más del 5 por ciento del Producto Interno Bruto; pues además de ello, es mucho el dinero que se paga para el funcionamiento de la fiscalía, para la administración de la justicia, para el DAS, para la policía, para la deuda externa, para el INPEC (Instituto Nacional Penitenciario), que por ahora se quiere privatizar; y los llamados gastos por transacción, que son aquellos destinados a organismos que hacen control, como el caso de la procuraduría, la controlaría y las superintendencias.

Constantemente queremos hacer visible del panorama del presupuesto nacional, que el gasto militar es mucho más de lo que se muestra. No es sólo la plata que se da año tras año al ministerio de defensa y que suma desde el 2002 hasta el 2008 por cada año más del 5 por ciento del Producto Interno Bruto; pues además de ello, es mucho el dinero que se paga para el funcionamiento de la fiscalía, para la administración de la justicia, para el DAS, para la policía, para la deuda externa, para el INPEC (Instituto Nacional Penitenciario), que por ahora se quiere privatizar; y los llamados gastos por transacción, que son aquellos destinados a organismos que hacen control, como el caso de la procuraduría, la controlaría y las superintendencias.

Constantemente queremos hacer visible del panorama del presupuesto nacional, que el gasto militar es mucho más de lo que se muestra. No es sólo la plata que se da año tras año al ministerio de defensa y que suma desde el 2002 hasta el 2008 por cada año más del 5 por ciento del Producto Interno Bruto; pues además de ello, es mucho el dinero que se paga para el funcionamiento de la fiscalía, para la administración de la justicia, para el DAS, para la policía, para la deuda externa, para el INPEC (Instituto Nacional Penitenciario), que por ahora se quiere privatizar; y los llamados gastos por transacción, que son aquellos destinados a organismos que hacen control, como el caso de la procuraduría, la controlaría y las superintendencias.

De manera que, además de los tantos impuestos que nos cobran, es necesario pagar por procedimientos administrativos que deberían de ser gratuitos, como por ejemplo, el certificado del DAS, el pago por la pérdida de los documentos y las copias autenticadas de registros, y el pago por la libreta militar para los exentos de ley; pero eso no es todo; convertir los derechos sociales en servicios y las garantías laborales en lujos son ideas que hacen parte de esta política, para permitir que el estado se pueda concentrar y sostener solo en la llamada consolidación de la Seguridad Democrática.

Así afirmamos que el gasto militar es más de lo que se muestra. Con la inversión en guerra no se logra la equidad social, antes bien, se consolida un Estado “comunitario” represivo, en donde abunda la burocracia relacionada con el control y la muerte.

Mientras el dinero se invierte en consolidar una sociedad militarizada, no somos conscientes de que de nuestros bolsillos se extrae el dinero para mantener un país en donde sólo se encuentra trabajo en la fuerza pública y la seguridad privada, mientras se agudiza el reclutamiento del Ejército y se envían militares colombianos a la guerra en Afganistán -como mercenarios- o como el caso de Israel donde Colombia tiene presencia militar hace años.

El Ejército y la Policía enroló a 28 mil efectivos en el 2008, con lo que el contingente activo llegó a 424 mil 873 hombres. Para el 2009, se busca enrolar a otros 28 mil uniformados, de los cuales 18 mil ingresarán al ejército y 10 mil a la policía, con lo que el contingente activo llegará a 452 mil 873 efectivos2

El presupuesto anual para el 2009 es de 140 billones de pesos, de éstos 20 billones de pesos aproximadamente se destinan el sector defensa, o sea 11 mil 428 millones de dólares; de los cuales la mayoría se va en pago de nómina y funcionamiento, pues dice la fuerza pública que este año no creció el gasto militar, que sólo un billón no es suficiente, que la incorporación de miles de efectivos en el 2009 no es nada y que tres billones para la inversión en dotación militar, suena como un ridículo3, por lo que, en el presupuesto de inversión total del país, asciende a 17 mil millones de dólares, aproximadamente 37 billones de pesos, 11 mil millones de dólares se irán en inversión para la Defensa, según el Departamento Nacional de Planeación un 16 por ciento.

El argumento para invertir del total del presupuesto de inversión más dinero del destinado al sector Defensa, es que no se puede bajar la guardia ni replegarse cuando el llamado “enemigo” esta debilitado, por tanto la inversión en armas, equipos de inteligencia, naves, helicópteros y otros, es crucial en el cambio de la estrategia de operación militar de brigadas a fuerzas de tarea conjunta conformada por las diferentes instituciones: Ejército, Policía, DAS, Fuerza Áerea y Naval. Pero la verdad, lo que nos ocultan, lo que no nos dicen, es que se espera invertir aún más dinero, que no es un presupuesto nacional para la competencia y el desarrollo, que tampoco es para combatir al “enemigo”, sino que es, para la monopolización por parte de las tras-nacionales de nuestros recursos naturales.

Entre esos otros recursos destinados al gasto militar se encuentran 8.24 billones de pesos, de los presupuestos de la nación para la Inversión Extraordinaria que serán gastados en capacidad de transporte, ataque, más fuerza pública e inteligencia militar; inaugurándose la primera etapa de la PCSD (Política de Consolidación de la Seguridad Democrática) desde el 2007 hasta el 2010, Política que reúne el Plan Colombia (el Plan Patriota) y la política de Seguridad Democrática4

...Noticias, sucesos, cifras que nos enredan, acontecimientos que salen reseñados en pequeñas noticias que constantemente nos ocultan o no nos cuentan. El gasto militar y los auxilios militares que llegan a Colombia terminan por comprometer la Independencia, la Autonomía y la Soberanía del país, ya que se condiciona el rumbo de las decisiones internas, sobre la explotación y la distribución de los recursos naturales del territorio, incidiendo esto hasta en la transformación de nuestra cultura, debido a préstamos como la Deuda Externa, a acuerdos comerciales como el T.L.C, garantías jurídicas a las empresas privadas, las cuales a través de la militarización y la pobreza han encontrado una manera de represión y recrudecimiento del temor para apropiarse de nuestro patrimonio, de nuestra riqueza colectiva.

1Datos tomados de: GÓMEZ MASSERI, Sergio. Período el Tiempo. Pág. 1 - 4 Nación. Recortan ayuda a Colombia. 31/07/2008. Infografía: Alternativas al Militarismo. Red Juvenil.

2 En linea: 22 de septiembre a las 8:30 pm. http://senderodelpeje.com/sdp/contenido/2008/09/02/30758.

3Ver: 2 de septiembre. Agencia de Prensa de Ministerio de Defensa. “16,11 billones corresponden a aspectos de funcionamiento, mientras que 3,08 estarán destinados a inversión” Visitada el 2 de septiembre a las 8: 22 pm. http://www.mindefensa.gov.co/index.php?page=181&id=7600&PHPSESSID=234c3db4227eb0dd791efc974111a116.

4La primera fase es la del control del área. El objetivo es establecer el control territorial de la zona. En esta primera

fase se da un esfuerzo militar intensivo. Ver: Revista de las fuerzas militares. Abril 2008. Pág 44 a la 53.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035