Informe de Amnistía Internacional “Defender derechos humanos en las américas: Necesario, legítimo y peligroso”

Miércoles 10 de diciembre de 2014, por Amnistía Internacional

La defensa de los derechos humanos en América Latina y el Caribe continúa siendo una actividad peligrosa. A pesar de que es un derecho humano reconocido por instrumentos internacionales, el ejercicio de esta defensa le ha costado la vida, la integridad física y la libertad a cientos de defensoras y defensores en la región. Amnistía Internacional ha documentado asesinatos, secuestros, amenazas de muerte, intimidación y un incremento en el uso del sistema judicial para intimidar y reprimir la defensa de los derechos humanos en toda la región en los últimos años.

Defensores de derechos humanos | Derecho a la vida | Paz y Derechos Humanos |

La defensa de los derechos humanos en América Latina y el Caribe continúa siendo una actividad peligrosa. A pesar de que es un derecho humano reconocido por instrumentos internacionales, el ejercicio de esta defensa le ha costado la vida, la integridad física y la libertad a cientos de defensoras y defensores en la región.

Amnistía Internacional ha documentado asesinatos, secuestros, amenazas de muerte, intimidación y un incremento en el uso del sistema judicial para intimidar y reprimir la defensa de los derechos humanos en toda la región en los últimos años.

Son pocos los casos de abusos en contra de personas defensoras en los que se logran avances en las investigaciones y se llevan a los responsables de estas graves violaciones a los derechos humanos ante la justicia. La falta de investigación imparcial y exhaustiva significa que no se establece quién está detrás de los ataques, dejando a quienes defienden derechos humanos a merced de intereses creados por sectores poderosos y violentos, que actúan a sabiendas de que lo más probable es que nunca tengan que rendir cuentas por sus actos.

La escala del problema varía de país a país, así como la voluntad de los Estados de reconocer y abordar la situación. Ciertos grupos de defensoras y defensores son especialmente vulnerables a sufrir agresiones, incluidos quienes defienden derechos humanos en relación a: la tierra, el territorio y los recursos naturales; los derechos de las mujeres, las niñas, las personas lesbianas, gay, bisexuales, transgénero e intersexo (LGBTI); y los derechos de las personas migrantes. También están más expuestos al riesgo quienes luchan contra la impunidad, y periodistas y sindicalistas que defienden derechos humanos.

Muchas personas defensoras y sus organizaciones trabajan paralelamente en defensa de varios derechos, ya que su labor está marcada por las necesidades y contextos mismos en los que trabajan. Esto reafirma la naturaleza universal e interdependiente de los derechos humanos y la necesidad de abordarlos de esta manera y, a su vez, coincide con el hecho de que muchos de los casos son relativos a defensoras y defensores que trabajan en lugares donde las comunidades sufren marginación, discriminación, pobreza arraigada y abandono por parte del Estado.

Es urgente que los gobiernos adopten medidas concretas para prevenir, eliminar y sancionar estos graves abusos, y garanticen un ambiente seguro y propicio para ejercer este derecho, asegurando una protección integral de modo que éstos puedan ejercer libremente sus actividades legítimas.

Finalmente, es necesario reconocer que, a pesar de la violencia y los frecuentes ataques e intimidaciones a los que se enfrentan, las defensoras y los defensores siguen demostrando gran fortaleza y compromiso con la protección de los derechos de todas las personas en las Américas. Para Amnistía Internacional, el trabajo, dedicación, entrega y tenacidad con la que defensores y defensoras abordan serios problemas y dificultades siempre será una fuente de profunda inspiración y respeto. Es tiempo de que los Estados del continente americano y sus autoridades a todos los niveles, demuestren con hechos concretos su compromiso con los derechos humanos y con quienes los defienden y promueven.

vea aquí informe completo

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035