Inteligencia ilegal ejercida desde el DAS es un crimen de lesa humanidad
A propósito del juicio contra Jorge Noguera

Martes 12 de julio de 2016

La Fiscalía y la Procuraduría han pedido que Noguera sea drásticamente condenado por concierto para delinquir. Las víctimas exigimos que se condene a Jorge Noguera como autor mediato por su entonces condición de director del criminal aparato organizado de poder en que convirtió al DAS. Igualmente, solicitaremos que se consideren sus delitos como crímenes de lesa humanidad y como expresión de terrorismo de Estado.

Seguimientos ilegales DAS | Interceptaciones ilegales DAS | Das |

Ante la Corte Suprema de Justicia se desarrollan esta semana las sesiones finales del juicio contra el ex director del Departamento Administrativo de Seguridad –DAS- Jorge Aurelio Noguera Cotes por la persecución política que se llevó a cabo a través de este organismo de inteligencia -adscrito a la presidencia de la República- con el propósito de satisfacer apetitos e intereses personales del entonces mandatario Álvaro Uribe Vélez.

Dicha persecución se desató acatando las directrices de Presidencia de la República en desarrollo de lo que mal se llamó ‘política de seguridad democrática’. Las mencionadas labores ilegales no se limitaron a las denominadas ‘chuzaDAS’ o intervención ilegal de comunicaciones, como la mayor parte de la gente cree; sino que se trató de una gigantesca operación de persecución sin precedentes conocidos que abarcó la comisión de diversos y graves crímenes como homicidios, torturas psicológicas, amenazas, desplazamientos forzados, exilios, sabotajes, montajes judiciales, violaciones de domicilios, hurtos de información, vigilancias, seguimientos y hostigamientos en el territorio nacional y en otros países, entre otros.

En fin, se trató de una sistemática y generalizada violación de derechos humanos que, sin duda, constituyen crímenes de lesa humanidad, y una clara expresión del más feroz terrorismo de Estado, pues ha quedado probado que el DAS no tuvo escrúpulo alguno en desarrollar una estrategia paramilitar para lograr sus protervos objetivos.

El DAS, bajo la dirección de Noguera y quienes lo sucedieron actuó como un criminal aparato organizado de poder con el fin de ‘neutralizar’ y ‘desprestigiar’ a las personas, entidades y organizaciones críticas del gobierno de Álvaro Uribe Vélez, por considerarlas un riesgo para su gobierno y para la ‘seguridad nacional’, es decir, para garantizar su re-elección presidencial, entre otros objetivos de esta persecución.

Durante la administración de Noguera, la persecución se centró contra las organizaciones de derechos humanos de Colombia y del mundo, particularmente contra nuestra organización, el Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo”, Cajar. Los integrantes del Cajar además de sufrir la interceptación de nuestras comunicaciones estuvimos bajo permanentes vigilancias y hostigamientos en lugares de trabajo y viviendas, los cuales fueron clandestinamente infiltrados e invadidos; tales vigilancias y hostigamientos se extendieron a ancianos padres, hermanos, primos, cuñados, sobrinos, y hasta nuestros pequeños hijos e hijas. Ni a ellos respetaron, también los consideraron ‘un peligro para la seguridad nacional’.

De hecho, a la entonces presidenta del CAJAR Soraya Gutiérrez, el DAS le envió por correo un macabro paquete que contenía una muñeca decapitada, descuartizada y quemada, acompañada de un lacónico manuscrito que decía: “usted tiene una familia muy linda, cuídela, no la sacrifique”. Para entonces la pequeña hija de Soraya contaba con apenas cinco años de edad.

Al servicio del presidente Uribe y al mando de Jorge Noguera, el DAS, además de vigilar, amenazar y hostigar a los integrantes del Cajar, adelantó contra esta organización una fuerte estrategia de desprestigio, desarrolló operaciones de infiltración, trazó y llevó a cabo planes contra su trabajo internacional, ordenó sabotear la cooperación internacional, desarrolló actividades para impedir su trabajo a favor de los derechos humanos y para ‘neutralizar’ el litigio ante tribunales nacionales e internacionales.

El trabajo del Cajar y de otras organizaciones, consistente en denunciar graves violaciones a los derechos humanos, en la búsqueda de justicia y lucha contra la impunidad fue llamado por el gobierno de entonces, “guerra jurídica”, tal y conforme ha sido estigmatizada esta tarea históricamente por la inteligencia militar. De hecho, el Sistema Interamericano de Derechos Humanos además de haber sido víctima de acciones ilegales de inteligencia, fue considerado como un ‘escenario de guerra jurídica contra el Estado colombiano”.

La pertinaz persecución, no sólo se llevó a cabo contra el Cajar, sino contra todas las organizaciones de derechos humanos en su conjunto, tanto nacionales como internacionales; contra las organizaciones sociales y sindicales, contra los periodistas independientes, contra congresistas y partidos de oposición; contra la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional; contra organismos multilaterales, contra la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos, contra la Corte Penal Internacional, contra el Parlamento Europeo, en fin, nadie se salvó de la persecución desatada por el gobierno de entonces y sus organismos de inteligencia.

La Fiscalía y la Procuraduría han pedido que Noguera sea drásticamente condenado por concierto para delinquir. Las víctimas exigimos que se condene a Jorge Noguera como autor mediato por su entonces condición de director del criminal aparato organizado de poder en que convirtió al DAS. Igualmente, solicitaremos que se consideren sus delitos como crímenes de lesa humanidad y como expresión de terrorismo de Estado.

También pediremos a la Corte Suprema que como medida de reparación a la sociedad colombiana, a la administración de justicia y a las víctimas, se realice un acto de perdón público que, a su vez, constituya una Garantía de No Repetición, para que semejantes crímenes y desafueros se detengan y nunca más se repitan.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035