Primero son los derechos de la población del centro de Cali

Jueves 27 de noviembre de 2014, por Sintraemcali

Los habitantes, inquilinos, propietarios, comerciantes y trabajadores de los barrios El Calvario, San Pascual y Sucre del centro de Cali, siempre han exigido que el Estado les respete y garantice el goce efectivo de sus derechos, sin embargo la respuesta de la Administración Municipal ha sido imponer el abandono, deterioro planificado del territorio y la amenaza constante del despojo de sus viviendas con la promesa del “desarrollo” de la ciudad.

Derecho a la salud | Derecho a la vivienda |

Los habitantes, inquilinos, propietarios, comerciantes y trabajadores de los barrios El Calvario, San Pascual y Sucre del centro de Cali, siempre han exigido que el Estado les respete y garantice el goce efectivo de sus derechos, sin embargo la respuesta de la Administración Municipal ha sido imponer el abandono, deterioro planificado del territorio y la amenaza constante del despojo de sus viviendas con la promesa del “desarrollo” de la ciudad. De esta grave situación son responsables los diferentes Alcaldes incluido Rodrigo Guerrero, quien solamente pretende garantizar los negocios de la élite empresarial que él representa sin importar los derechos de la población.

Esta situación la han tenido que soportar los habitantes del Centro durante décadas, es así como en El Calvario impusieron la decisión de cerrar el puesto de salud, a pesar que en este barrio vive población en condiciones de vulnerabilidad, en situación de desplazamiento forzado por la violencia, habitantes en situación de calle y consumo de sustancias psicoactivas, embarazos prematuros, en fin una compleja situación de salud pública. Simultáneamente a pocas cuadras en San Pascual se cerró el colegio, es decir en los barrios del centro de Cali de manera planificada se desmantelo la infraestructura pública dispuesta para garantizar los derechos de sus habitantes.

Este abandono estatal también se expresa en la ausencia de inversión social para abordar las diferentes problemáticas que se presentan en el territorio, toda vez que la decisión de los diferentes Alcaldes ha sido contribuir a desmejorar la calidad de vida de quienes habitan en los barrios del centro. Además de estas imposiciones para deteriorar el territorio, se impuso la medida de bajar el estrato con la única finalidad de desvalorizar los predios. Una vez impusieron este paquete de medidas la Alcaldía de Cali ha declarado que este es un territorio deprimido, señalándolo como gueto, “olla” y otros calificativos que únicamente contribuyen a la estigmatización mediática y ciudadana.

Una vez impuestas estas condiciones se presenta como única solución para superar todos los problemas que fueron creados por el propio Estado, expropiar sin garantizar sus derechos a todos los habitantes de los barrios El Calvario, San Pascual y Sucre, para entregar los territorios que han habitado durante décadas al clúster de la construcción conformado por CAMACOL, Cámara Colombiana de Infraestructura y la Lonja, para que ellos inviertan y pueda obtener exorbitantes ganancias, imponiendo una ciudad “bella” y “competitiva” al servicio exclusivamente de los negocios de la élite empresarial.

Es así como realmente se ha planificado y se está imponiendo por parte del Alcalde de Cali Rodrigo Guerrero y la EMRU, el proyecto de renovación urbana ciudad paraíso, es decir no existe el propósito de mejorar la calidad de vida de quienes habitan en estos barrios, tampoco se trata de la consolidación de una ciudad para la vida digna de todos, es que la ciudadanía debe saber que el despojo de la población no es para la construcción de una universidad, hospital o una sede del SENA que tanto requiere la ciudad, no, es para garantizar los negocios de las constructoras, es para construir entre otras cosas un nuevo centro comercial ¿Acaso la población de Cali requiere de manera prioritaria un nuevo centro comercial? ¿La construcción de un nuevo centro comercial amerita el despojo y la violación de los derechos de la población?

Sin duda alguna este proyecto de renovación urbana de evidente corte neoliberal fue planificado de manera antidemocrática, no responde a los interés de los habitantes que viven en el centro, ni de la mayoría de la población de la ciudad, solamente busca garantizar los negocios de la elite empresarial que no tiene límites en su avaricia, por eso es justo que los habitantes de estos barrios estén organizados a través de la Veeduría, estén participando de las movilizaciones y estén denunciando estos atropellos, al punto que un Juez de la República acaba de darles la razón ordenando la suspensión inmediata de este proyecto, considerando que a la población que viven en estos barrios se les está violando sus derechos.

EL FRENTE AMPLIO POR LA DEFENSA DE CALI continuará luchando en contra del despojo que pretende imponer el Alcalde de Cali Rodrigo Guerrero y la EMRU, porqué los derechos de la población del centro están por encima de los interés de las constructoras. Por último rechazamos que la Gerente de la EMRU María de las Mercedes Romero pretenda señalarnos como agentes externos cuando luchamos por el derecho a la ciudad.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035