Tercerizar para reducir costos, incrementar ganancias y precarizar condiciones laborales. Caso Emtelco

Viernes 7 de noviembre de 2014, por ENS

Hoy, los más de 10 mil trabajadores que realizan estas actividades a través de Emtelco, tienen condiciones de trabajo completamente precarias, o al menos muy diferentes a las que tenían los trabajadores que antes realizaban las mismas tareas que hacían los vinculados a EPM y UNE, pues la estrategia que se impuso,en estas empresas y en todas partes, fue la de tercerizar para rebajar costos laborales e incrementar utilidades.

Derechos Laborales | Trabajadores |

El negocio de las BPO, KPO e ITO, florece y se expande en Colombia. Este tipo de empresas ofrece servicios de tercerización en actividades como Contact center y procesos administrativos (BPO), servicios de investigación y desarrollo (KPO), y procesos de negocio relacionados con las tecnologías de información (ITO).

En 2012 había en el país 2.616 empresas de este tipo, (BPO 45%), las que obtuvieron ingresos por $9.7 billones en ese año y empleaban en estas actividades a 319.038 personas, el 77.3% de ellas trabajando para otras empresas. Los principales sectores que demandan los servicios de estas empresas son los de telecomunicaciones, salud, informática, educación, comercio y financiero.

Emtelco la creó EPM en 1992 para prestar servicios de conectividad y equipos de comunicaciones. Más tarde incursionó en la prestación de servicios de Contact Center y en los procesos de relacionamiento de las empresas con sus clientes: ventas, cobranzas, servicio al cliente, etc.1

Estas actividades antes las hacían EPM y UNE con trabajadores propios, que contaban con condiciones dignas de trabajo y de remuneración, estabilidad laboral, y que estaban organizados en sindicatos. Es decir, tenían la autonomía necesaria para reivindicar condiciones de trabajo decente, e incidir en la política laboral de la empresa.

Hoy, los más de 10 mil trabajadores que realizan estas actividades a través de Emtelco, tienen condiciones de trabajo completamente precarias, o al menos muy diferentes a las que tenían los trabajadores que antes realizaban las mismas tareas que hacían los vinculados a EPM y UNE, pues la estrategia que se impuso,en estas empresas y en todas partes, fue la de tercerizar para rebajar costos laborales e incrementar utilidades.

Los datos sobre el trabajo precario que implican estas tercerizaciones los suministra la propia Emtelco1:

En el 2013 Emtelco requirió 13.297 trabajadores para atender la prestación de todos sus servicios; de estos trabajaron en promedio durante todo el año 10.876 personas, y se retiraron 6.808, lo que representa una tasa de rotación del 62%. Esta alta rotación es consecuencia de las pésimas condiciones de trabajo, el acoso, los malos tratos, las excesivas cargas laborales, la falta de oportunidades y los bajos salarios.

De los 10.876 trabajadores, 3.903, o sea el 35.8%, estaban vinculados a través de una empresa de servicios temporales, quienes, según la ley, solo pueden ser vinculados como trabajadores en misión para atender necesidades coyunturales de las empresas, lo que en este caso supone un uso ilegal de este tipo de contratos.

Trabajadores estratégicos para la empresa, como los asesores que se encarga de la promoción y venta de servicios, representan el 70.5% del total del personal, y apenas se ganan un salario mínimo. Y en la práctica subsidian a la empresa, pues todas sus visitas y recorridos los deben hacer con plata de su propio bolsillo, pues la empresa no les reconoce ningún subsidio de transporte para el desarrollo de esta actividad.

El salario promedio en la empresa es el equivalente a un salario mínimo legal, que supuestamente debería incrementarse con comisiones por resultados, las que son definidas de manera unilateral por la empresa, pero que en la práctica no se las pagan a la mayoría de los trabajadores.

La propia Emtelco en su página Web2 expone con descaro por qué es buen negocio terecerizar: “Cada vez son más las compañías que están buscando destinos de tercerización de servicios con bajos costos y riesgos y mayor valor agregado (¿?). Colombia es un país que lidera los rankings internacionales de tercerización de servicios, por su posición geográfica privilegiada, sus ventajas para hacer negocios”.

Este “liderazgo” se debe, según Emtelco, al gran número de “graduados de carreras administrativas y de ingenierías en tecnologías de la información, economía y otras carreras afines al sector de BPO”, y a los bajos costos laborales y de operación que hace que la tercerización sea un negocio rentable para las empresas. Según Emtelco, “Colombia cuenta con uno de los costos de operación más bajos de América Latina. Parte de la competitividad del país en la compensación salarial, radica en el esquema de salario base más la carga laboral asociada. Los costos salariales asumidos por el empleador y los costos de compra y alquiler de inmuebles son unos de los menores de la región, debido a la oferta que existe. Adicionalmente, Colombia no solo cuenta con bajos costos de la mano de obra por hora trabajada, sino que tiene la jornada diurna más larga de Latinoamérica”. (Negrillas y subrayados nuestros).

Según Emtelco, en el 2013 el costo laboral total de sus trabajadores fue de $202.617 millones, el 80% de los ingresos operacionales, lo que equivale a 18 millones por trabajador. En cambio, en EPM, aunque la nómina total representa el 9.5% de los ingresos operacionales, un trabajador le costó en promedio 88 millones de pesos al año, es decir 4.8 veces más que uno de Emtelco.

Este ahorro por parte de EPM (y también de UNE), se hizo, primero a costa de precarizar las condiciones laborales de los trabajadores tercerizados, que tienen menos estabilidad y seguridad en su trabajo, condiciones de trabajo más precarias e inseguras, y menores ingresos salariales, es decir menor calidad de vida. Y segundo, debilitando los ingresos del Estado, que por estos trabajadores recibe menos recursos para financiar la seguridad social.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035